La Paz. Bolivia ajustó la agenda bilateral con Chile, que incluía una demanda marítima, de 13 a 12 puntos ante la falta de respuesta de La Moneda a ese planteamiento y la decisión del presidente Evo Morales de acudir a tribunales internacionales.

Enclaustrada geográficamente desde 1879, cuando Chile le arrebató 400 kilómetros de costas en el Océano Pacífico y 120 mil kilómetros cuadrados de tierras en una guerra territorial, Bolivia reclama desde entonces una salida soberana al mar.

Según declaró al diario Cambio el ministro de Defensa Nacional, Rubén Saavedra, la agenda construida está vigente, pero de 13 se redujo a 12 puntos, tras el anuncio del presidente Morales y el trabajo de la Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima (Diremar) para recuperar una salida libre y soberana al mar.

De acuerdo con la autoridad, a través de Diremar el país trabaja en la fundamentación histórica y jurídica de ese reclamo.

Saavedra subrayó que Bolivia acudirá a tribunales internacionales para demandar el derecho de tener una salida pacífica y soberana al océano Pacífico, pero sin renunciar al diálogo bilateral con Chile.

Diremar estructuró un equipo de historiadores para recopilar toda la información histórica relacionada con este problema, así como un equipo de abogados bolivianos especialistas en Derecho Internacional, a cargo de la fundamentación legal, explicó el funcionario.

Además, agregó, se incorporó a ese trabajo un grupo de juristas extranjeros, según recoge Prensa Latina.

El reclamo por el acceso libre y soberano al mar que Bolivia presentará ante los tribunales internacionales incluirá, además, el daño económico ocasionado al país por el enclaustramiento marítimo, afirmó al periódico el ministro de Defensa.

Una vez se tenga toda la fundamentación histórica y jurídica, así como la cuantificación de los daños, el presidente, Evo Morales, dará a conocer la fecha de presentación de la demanda, acotó.