La Paz. Cerca de 60 personeros de la oposición de Bolivia enfrentan procesos judiciales debido a denuncias presentadas por el oficialismo durante los últimos cuatro años.

Según La Razón, entre los al menos 59 políticos y activistas opositores denunciados, hay candidatos para la elección de alcaldes y gobernadores del 4 de abril, otros se fueron al extranjero país y algunos están en la cárcel.

De acuerdo a información de la Contraloría, el ministerio de Transparencia y Lucha contra la Corrupción, y publicaciones en diferentes medios, hay acusaciones formales en contra de los ex prefectos Rubén Costas (Santa Cruz), Ernesto Suárez (Beni), Mario Cossío (Tarija), José Luis Paredes (La Paz), Manfred Reyes Villa (Cochabamba), Leopoldo Fernández (Pando) y la actual prefecta de Chuquisaca, Savina Cuéllar.

El principal cargo que se les imputa es el de malversación de fondos y daños económicos al Estado.

También hay acusaciones contra la alcaldesa suspendida de Sucre, Aydée Nava; el ex alcalde de Potosí y ahora candidato, René Joaquino; el ex presidente del Concejo Municipal de Sucre, Fidel Herrera; el ex rector de la Universidad San Francisco Xavier y presidente del Comité Interinstitucional de Chuquisaca, Jaime Barrón; y el ex cívico de Sucre, John Cava.

Líderes cruceños que encabezaron movilizaciones en contra del gobierno de Evo Morales, también enfrentan imputaciones. Branko Marinkovic es acusado de financiar a la presunta célula terrorista de Eduardo Rózsa y Guido Nayar es investigado por el delito de legitimación de ganancias ilícitas.

También hay casos contra ex parlamentarios. El año pasado, el ejecutivo inició procesos penales contra varios ex parlamentarios de la oposición, entre quienes se cuentan Roger Pinto y Paulo Bravo, ambos de Pando; y Bernardo Montenegro y Ninoska Lazarte de Cochabamba. En todos los casos, los legisladores hicieron denuncias contra el gobierno.