La Paz. El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia, Wilfredo Ovando, calificó como “positiva” la concurrencia a las urnas de la ciudadanía en las inéditas elecciones de este domingo, en que los bolivianos deben escoger jueces para los cuatro máximos tribunales del país.

“Luego de tres horas de iniciado el proceso eleccionario, ya tenemos información de los nueve departamentos del país y la misma es positiva, en el sentido de que lo más importante es que la ciudadanía está acudiendo a las urnas e incluso ha estado antes de las ocho de la mañana”, dijo Ovando, según reportó la agencia noticiosa estatal ABI.

Para el funcionario, esa era una “prueba más” de que la ciudadanía estaba ejerciendo su derecho democrático al voto en los comicios en que se elegirán, entre 115 candidatos, a los 28 jueces y sus suplentes para el Tribunal Supremo de Justicia, el Tribunal Agroambiental, el Tribunal Constitucional y el Consejo de la Magistratura.

El presidente Evo Morales votó a primera hora de la mañana en una escuela de Villa 14 de Septiembre, en el trópico de Cochabamba, y se manifestó “muy contento” porque veía “tanta gente movilizada” en lo que definió como “una fiesta democrática para todos los bolivianos”.

El mandatario dijo que esperaba que las autoridades judiciales que resulten elegidas “vivan para la justicia, para hacer justicia, no para manipular la justicia”.

En tanto, el vicepresidente Álvaro García Linera llamó a valorar el contenido institucional de la elección y a no mezclarlo con posturas políticas.

“Es bueno separar las aguas: un tema es el judicial, la participación del pueblo para elegir a las autoridades, y otro es el político; no los entremezclemos” porque, de lo contrario, “le hacemos daño a la justicia y al gran derecho democrático que tenemos los bolivianos de elegir por cuenta propia a los jueces”, sostuvo.

Unos 5,2 millones de bolivianos están habilitados para asistir a las urnas en una inédita elección de jueces que el oficialismo busca mostrar como de respaldo al Ejecutivo y la oposición planteó como un plebiscito sobre la gestión, por lo que llamó a anular el voto.

Al hecho de que no hay antecedentes de cargos judiciales cubiertos por votación popular, se suma que el proceso también implicó la restricción de la propaganda y la imposibilidad para los candidatos de hacer campaña.

Las prohibiciones, establecidas en la nueva ley electoral promovida por el gobierno, fueron cuestionadas por los candidatos con el argumento de que no pudieron darse a conocer durante los 90 días que duró la campaña, aunque la ley dispone igualdad de condiciones para todos los aspirantes.

Con la conformación de estos tribunales, el Estado boliviano completará la base institucional del Órgano Judicial, el cuarto poder instituido por la nueva Constitución del país, aprobada en 2009, tras un proceso político que impulsó el propio presidente Morales.

Hasta ahora, los jueces de la Corte Suprema de Justicia eran designados por el presidente de la República en base a ternas aprobadas por el Congreso. Los restantes se elegían por concurso de méritos.

Los centros de votación estarán abiertos hasta las 16 horas local, y sólo cuatro horas después comenzarán a difundirse los primeros resultados parciales del escrutinio provisorio del TSE y de los conteos extraoficiales de seis firmas privadas autorizadas.

El TSE dispuso que el escrutinio oficial durará hasta el lunes 24 y el resultado oficial definitivo será anunciado el sábado 29.