La Paz. Bolivia calificó este domingo de "agresivas" y "erróneas" las declaraciones formuladas por tres autoridades de Paraguay, entre las que se encuentra el vicepresidente Federico Franco, quienes se refirieron a la democracia boliviana.

Al mismo tiempo, el gobierno de Evo Morales solicitó a la nación paraguaya negar la concesión de asilo al suspendido gobernador de Tarija, Mario Cossío, quien es acusado de corrupción.

"Algunas autoridades de la hermana República del Paraguay, específicamente el señor vicepresidente de Paraguay y el gobernador de alguna de las regiones importantes (de ese país) y algún congresista han emitido un conjunto de declaraciones sobre Bolivia, sobre nuestro Estado, nuestras instituciones, que nosotros las calificamos de desacertadas, agresivas, incorrectas y erróneas", afirmó el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García.

La autoridad lamentó los comentarios realizados por Franco y el gobernador del Departamento Central de Paraguay, Carlos Amarilla, quienes criticaron la supuesta persecusión política que tiene el gobierno boliviano en el caso Cossío, acusado por 20 casos de corrupción entre el 2006 y 2009.

Tanto el vicepresidente de Paraguay como Amarilla militan en el Partido Liberal Radical Auténtico, opositor al gobierno del presidente paraguayo Fernando Lugo, según informó la Agencia Boliviana de Información.

"No aceptamos ningún tipo de insinuación y menos de una autoridad extranjera que venga a poner en duda la calidad, la profundidad y la radicalidad de nuestras instituciones democráticas bolivianas, la profunda convicción democrática de nuestro pueblo, del pueblo boliviano", remarcó García.