La Paz. El presidente de Bolivia, Evo Morales, accedió este viernes a modificar una norma legal que limita la información sobre candidatos de una histórica elección judicial en octubre, tras las críticas de medios privados y periodistas que la ven como un obstáculo para el proceso.

La primera elección de magistrados por voto universal es uno de los pilares de la "refundación" del empobrecido país impulsada por Morales, quien hace dos años puso en vigencia una nueva Constitución de línea socialista e indigenista.

"Estoy planteando esta modificación de la ley electoral para fortalecer y garantizar la información y que todos los candidatos tengan derecho a la entrevista de manera igualitaria. Nadie puede tener ventajas mediáticas, ningún medio de comunicación puede apadrinar a algún candidato", dijo Morales en rueda de prensa.

Morales dijo que pidió al Tribunal Supremo Electoral (TSE) que formule una propuesta de modificación de un artículo de la Ley de Régimen Electoral que prohíbe informar sobre los candidatos judiciales en la última fase del proceso, lo que desató la polémica sobre la vigencia de la libertad de prensa.

El presidente del TSE, Wilfredo Ovando, presentó horas más tarde un proyecto de ley que modifica la norma autorizando entrevistas con los postulantes en todos los medios, los 45 días antes de las elección.

"Se está perfeccionado el ejercicio del derecho a la información y formación, lo que no significa que este Tribunal esté reconociendo que ésta norma estaba vulnerando la libertad de expresión", manifestó Ovando, quien aclaró que la modificación no afectará el cronograma y proceso electoral.

El proyecto de modificación ya fue enviado a la Asamblea Plurinacional, con mayoría oficialista, para su aprobación.

Como lo adelantó Morales, este proyecto mantiene la prohibición a que los candidatos hagan campaña proselitista en los tres meses previos a la votación, aunque tengan acceso a entrevistas.

No hubo reacción inmediata de medios privados y organizaciones de periodistas, que el jueves dijeron que la restricción a la información sobre candidatos amenazaba con "deslegitimar" los comicios judiciales.

"Por supuesto la libertad de información debe ser garantizada, pero debemos tomar en cuenta (que) no es una elección para presidente, vicepresidente y asambleístas, que a veces prometen cielo y tierra", señaló el mandatario.

"Es una elección de las máximas autoridades del poder judicial, ellos no tienen nada que prometer sino aplicar los códigos, hacer justicia", insistió.

Según la norma vigente, los precandidatos judiciales tendrán acceso libre a los medios durante una primera etapa de dos meses, que corren desde esta semana, en la cual la Asamblea Plurinacional aprobará la lista de 125 candidatos finales.

En los tres meses siguientes, hasta la votación, sólo el Tribunal podría divulgar información sobre los aspirantes, con el argumento de que todos los candidatos deberían tener igual exposición a los medios.

Esta no ha sido la única polémica sobre la elección judicial, ya que la oposición conservadora denunció que no podría evitar que el oficialismo preseleccione en la Asamblea Plurinacional sólo a candidatos afines al Gobierno.

De la votación del 16 de octubre deben surgir los nueve magistrados del Tribunal Supremo, los siete del Tribunal Constitucional, los siete del Tribunal Agroambiental y los cinco del Consejo de la Magistratura, con sus suplentes.