La Paz. Bolivia cambió a principios de esta semana a su vicecanciller, quien deberá encarar las negociaciones con Chile sobre un pedido de mar con soberanía justo cuando el presidente Evo Morales presionó a su par chileno para que dé una respuesta este mismo mes.

El nuevo viceministro de Relaciones Exteriores boliviano es Juan Carlos Aldurralde, quien viene de manejar la dirección de recursos hídricos del Ministerio del Agua y fue juramentado en sustitución de Mónica Soriano, quien conformaba una comisión bilateral con Chile.

El ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia, David Choquehuanca, pidió en el acto de juramentación, en el que también fue sustituida la viceministra de Gestión Institucional, asumir la tarea con miras a proyectar la imagen del Estado plurinacional en el contexto internacional.

"Una de las tareas de los viceministros es posesionar cada día mejor a Bolivia. Hemos tenido logros y avances con las ex autoridades y aún tenemos desafíos para el futuro", señaló el jefe de la diplomacia boliviana en el acto de juramentación de las nuevas autoridades.

Aldurralde fue asesor de la cancillería y trabajó en el proceso de encaminar el estudio sobre un posible pago que debía realizar el Gobierno de Chile a la deuda histórica por el uso de las aguas vertientes del Silala, según medios bolivianos.

La ex vicecanciller Soriano, quien habría tenido roces con autoridades chilenas, solicitó a la nueva autoridad que continúe con los "avances que hasta ahora se han logrado con la agenda de los 13 puntos", entre ellos el de reclamo de una salida al mar para Bolivia discutido desde el 2006.

Los vicecancilleres de La Paz y Santiago conforman una comisión de tratamiento de una agenda que prioriza el pedido boliviano de mar con soberanía y el cual se ha mantenido en reserva hasta el anuncio oficial de un acuerdo definitivo.

Morales pidió al presidente chileno, Sebastián Piñera, que su propuesta ante este pedido se dé a conocer "hasta el 23 de marzo", día en que se conmemora un episodio de 1879 en el inicio de la Guerra del Pacífico que dejó en manos de Chile los territorios costeros bolivianos.