La Fuerza Aérea Boliviana contará desde marzo próximo con las tres primeras aeronaves de fabricación nacional y otras tres más antes de final de año.

Los aviones están siendo ensamblados en una fábrica en la ciudad de Santa Cruz, de acuerdo a lo señalado por el comandante general de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB), Víctor Hugo Meneses, en declaraciones recogidas por la agencia estatal ABI.

Las seis aeronaves se denominan Tiluchi y servirán para “proporcionar entrenamiento en la fase de acrobacia a los pilotos”, dijo Meneses.

El costo de la fabricación de los aviones es de tres millones de dólares, de los que ya se han gastado US$600.000, mientras que la inversión por cada Tiluchi “es de US$144.000”, precisó el jefe de la FAB.

Meneses agregó que se planea fabricar en total siete aeronaves Tiluchi y dos aeronaves Gavilán que se emplearán para “entrenamiento acrobático, evacuación médica y para la lucha contra el contrabando”.

Hasta ahora, Bolivia ha comprado toda su flota aérea militar a países extranjeros.

En septiembre pasado, el Ejecutivo boliviano confirmó la compra, con un crédito francés, de seis helicópteros Super Puma a la transnacional Eurocopter para su empleo en la lucha contra el narcotráfico.

Además, el país se interesó el pasado año por la adquisición de dos helicópteros MI-17 de fabricación rusa, también para lucha antidrogas.

En julio de 2013 el gobierno aprobó asimismo la compra de tres aviones para control y defensa del espacio aéreo: un Falcon 50EX, de fabricación francesa, un Beechcraft King Air 250 y un Beechcraft King Air 350i, estos dos últimos manufacturados por la empresa estadounidense Hawker Beechcraft.

Bolivia también compró en los últimos años aviones a China y a la empresa austríaca-canadiense Diamond.

Vea también en LaNacion: Bolivia descarta incluir reclamo marítimo en cumbre G77