La diputada del Movimiento Al Socialismo (MAS) Ingrid Loreto, que participó de la redacción de la norma aprobada en la Cámara de Diputados, afirmó que la consulta no será vinculante, aunque ello no implica —explicó— que el gobierno no tome en cuenta los resultados.

La norma, que fue producto de una conciliación entre las propuestas del Ejecutivo y del Legislativo, refiere en el artículo 3 la suspensión de obras en el tramo II de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, para dar paso a la consulta “previa, libre e informada” a los pueblos del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis) antes de reactivar la obra vial.

Para la senadora del MAS Rhina Aguirre, que formó parte de la comisión legislativa que también trabajó en la redacción de la iniciativa, no es necesario el carácter vinculante porque la consulta será previa e informada a favor de los interesados.

Añadió que la Constitución Política del Estado sólo establece la obligatoriedad de la iniciativa. El presidente Evo Morales informó el 30 de septiembre que no es forzoso aplicar lo que expresen los indígenas, ya que “las consultas están constitucionalizadas, pero no tienen carácter de obligatoriedad”.

El fin de semana, la marcha indígena rechazó la consulta por “extemporánea”, sus dirigentes consideran que debió hacérsela antes de firmar los contratos de crédito —por US$332 millones— y obras para la construcción de la vía que unirá Cochabamba y Beni. Exigen que el proyecto vuelva a “foja cero”. La Ley corta pasó al Senado, que declaró ayer en cuarto intermedio el tratamiento de la norma hasta la tarde de hoy, para dar tiempo a que los dirigentes de la marcha indígena revisen la iniciativa y replanteen su posición, informó el presidente del Senado, René Martínez.

La marcha elaboró y presentó al gobierno una propuesta que, entre otros aspectos, prevé que ninguna obra “atravesará” el Tipnis y la anulación del contrato de crédito para la obra Villa Tunari-San Ignacio de Moxos. El Ejecutivo planteó la suspensión de las obras y cuatro mecanismos de consulta para definir la suerte de la vía.

El proyecto carretero comprende tres tramos. Mientras en el II suspendieron trabajos, en los extremos (I-III) la empresa OAS encara los trabajos de construcción normalmente.

Loreto considera que la consulta no vinculante debe tomar al menos dos meses. Similar posición comparte la diputada masista Emiliana Aiza. “La consulta a los hermanos indígenas del Tipnis no debe tardar más de dos meses. Tampoco debe ser vinculante, pero debe ser tomada en cuenta su posición”, explicó Aiza.

El senador masista Eugenio Rojas consideró necesario acelerar la consulta, una vez que los senadores sancionen la Ley corta. Añadió que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) debe validar la metodología de consulta.

En el Tipnis habitan indígenas en 64 comunidades, que —de acuerdo con la norma— deberán ser consultados. Caciques del Consejo Indígena del Sur (Conisur) exigen la construcción de la obra caminera por el TIPNIS, pero otros sectores marchan hacia La Paz en rechazo al proyecto.

La Ley corta aprobada en diputados. La Ley corta “Protección del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure-Tipnis” declara patrimonio sociocultural y natural, zona de preservación ecológica, reproducción histórica y hábitat al Tipnis y garantiza que ninguna obra vulnerará los derechos indígenas.

La oposición dice que ley abrirá paso a asentamientos. La oposición política cuestionó la aprobación de la Ley corta porque abre la posibilidad de asentamientos cocaleros en el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure. El oficialismo rechazó la denuncia y explicó que, por el contrario, una disposición expresa en la norma prohíbe nuevos asentamientos humanos.

El líder de Unidad Nacional (UN), Samuel Doria Medina, afirmó que la carretera por el Tipnis permitirá el traslado de cocaleros a la reserva ecológica. “Los cocaleros serán beneficiados con esta carretera que les permitirá asentarse en el Tipnis”.

La denominada Ley corta suspende la construcción del tramo II de la vía Villa Tunari-San Ignacio de Moxos hasta tanto una consulta encamine la obra. La carretera interdepartamental tiene tres tramos.

El diputado del Movimiento Al Socialismo (MAS) Lucio Marca respondió que la norma aprobada en la Cámara de Diputados prevé la elaboración de un plan de desarrollo y la prohibición de asentamientos.

El artículo 7 de la norma refiere que “los asentamientos humanos y ocupaciones de hecho promovidas o protagonizadas por personas ajenas a los titulares del Tipnis son ilegales y serán pasibles de desalojo con intervención de la fuerza pública si fuera necesario a requerimiento de autoridad administrativa o judicial”.

Marcha denunciará Ley corta ante instancias internacionales. Tras rechazar el proyecto de Ley corta que habilita la consulta para la construcción de la vía por el TIPNIS, dirigentes de la marcha indígena anunciaron ayer que denunciarán la norma ante foros internacionales porque viola sus derechos.

El dirigente indígena Adolfo Chávez, luego de una reunión con los miembros de la Comisión Política de la marcha, explicó que la norma aprobada por el oficialismo va en contra de la decisión de rechazar cualquier obra caminera por el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis).

“Rechazamos la Ley corta, nosotros no hemos pedido suspensión temporal y derecho a la consulta”, explicó en relación al proyecto que suspende las obras de construcción del tramo II de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos hasta tanto una consulta reactive las obras.

El dirigente Fernando Vargas informó que la norma, una vez aprobada, será denunciada ante las organizaciones de Naciones Unidas (ONU), Estados Americanos (OEA) y a la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Chávez advirtió con mayores movilizaciones si persiste la decisión del gobierno de construir la carretera por el parque. “Si el presidente Evo Morales quiere tener enfrentamientos, los va a tener”. La marcha está en Santa Bárbara, a 98 kilómetros de la urbe paceña; llegará a La Paz tras las elecciones del domingo.