La Paz. Bolivia declaró el viernes alerta roja sanitaria y suspendió las clases por 10 días en el departamento oriental de Santa Cruz, el segundo más poblado del país andino, a causa de un drástico brote de más de 200 casos de influenza A H1N1.

En todo el país sudamericano se han confirmado 272 casos de gripe A H1N1 en lo que va de año, con el deceso de una persona anciana; una cantidad inferior a los 610 casos de enero a octubre del 2010, de los cuales 13 fallecieron, según cifras oficiales.

El Responsable Nacional de Influenza y Hanta Virus del Ministerio de Salud, Adolfo Zárate, informó que la enfermedad se ha proliferado este año sobretodo en el área oriental del país, por lo que se determinó declarar alerta roja en todo el departamento de Santa Cruz.

"De un total de 272 casos de Gripe A H1N1 confirmados, 226 casos corresponden a Santa Cruz, seguidos de Cochabamba con 18 casos, Chuquisaca con 14 casos, 10 en el departamento de La Paz, cinco en Tarija y uno en Oruro, así que se determinó suspender las clases en el primer caso", dijo a periodistas.

Santa Cruz ocupa la tercera parte del territorio boliviano con casi tres millones de habitantes, de los estimados casi 10 millones en todo el país, y es considerado el departamento con más actividades productivas, entre las que destacan ganadería y agricultura.

Gran parte de la población tomó las medidas para evitar contagios con campañas en colegios, universidades e instituciones públicas y privadas.

La influenza H1N1, una mezcla de las gripe porcina, aviaria y humana, emergió en abril del 2009 en Estados Unidos y México desatando una alerta mundial. Desde entonces, las campañas de salud y la vacunación preventiva han reducido la cantidad de casos.