El presidente boliviano, Evo Morales, denunció a Chile en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas por supuestas violaciones contra compatriotas que transportan mercancías y personas, cruzando territorio chileno para acceder a los puertos del Oceáno Pacífico.

Durante una exposición en el consejo, que tiene su sede en Ginebra, Morales insistió en que Chile no cumple con una serie de acuerdos y derechos pactados en un centenario tratado suscrito por ambos países tras una guerra en que Bolivia perdió su acceso al mar.

En ese contexto, Morales recordó el derecho de Bolivia debe ser del más amplio y libre tránsito irrestricto por el territorio chileno y sus puertos del Pacífico, algo que, argumentó, no se cumple ni respeta por parte del gobierno chileno y es sistemática y premeditadamente negado al pueblo boliviano.

"Cientos de testimonios de bolivianas y bolivianos afectados, maltratados y víctimas de recurrentes violaciones a sus derechos humanos dan cuenta de prácticas racistas y discriminatorias", dijo Morales.

El gobierno chileno niega esas acusaciones, que ha atribuido las denuncias a una estrategia de La Paz como parte de una disputa por acceso al mar.

Con todo, Morales solicitó al organismo poner atención y acompañar en el "propósito de proteger a quienes sufren la vulneración de sus derechos fundamentales, para que los trabajadores y transportistas de países sin litoral marítimo o privados de su litoral puedan tener condiciones de trabajo dignas".

Chile y Bolivia se encuentran en medio de un juicio en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, en que La Paz demanda la obligación de Santiago de negociar un acceso soberano al Océano Pacífico perdido tras una guerra en el Siglo XIX.

Además, Chile recientemente demandó a Bolivia por una controversia sobre el uso de las aguas de un río fronterizo.