La Paz. El gobierno boliviano denunció este martes que el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, viola la Carta del organismo al inmiscuirse en asuntos de otro Estado, al consultar sobre el Pacto de San José y la reelección presidencial como derecho humano.

El ministro de Justicia y Transparencia Institucional de Bolivia, Héctor Arce, manifestó este martes en conferencia de prensa en Palacio de Gobierno en La Paz, que Almagro se inmiscuye nuevamente en asuntos de otro Estado.

En este caso en Bolivia, país donde el Tribunal Constitucional viabilizó en noviembre de 2017 como derecho humano la reelección indefinida para todas las autoridades electas en aplicación del Pacto de San José de Costa Rica.

"Almagro, sin ningún respaldo institucional de la OEA, viola el principio fundamental de la Carta, interfiere con la organización constitucional y jurídica de los Estados", sostuvo Arce.

Luis Almagro difundió este lunes a través de su cuenta en la red social Twitter un video en el que da cuenta de la respuesta emitida por la Comisión de Venecia a la consulta hecha el año pasado, respecto a si la reelección es o no un derecho humano.

"Todo Estado tiene derecho a elegir, sin injerencias externas, su sistema político, económico y social, a organizarse en la forma que más le convenga", escribió Morales.

El secretario general de la OEA sostuvo que "la respuesta de la Comisión de Venecia es inequívoca: la reelección no es un derecho humano e impedir la reelección no limita los derechos de los candidatos o de los votantes".  

Al respecto, el propio presidente de Bolivia, Evo Morales, aseveró este martes que el secretario general de la OEA no respeta la Carta del organismo, "en su afán político desestabilizador".

Morales escribió en su cuenta de Twitter que Almagro "no respeta ni la propia Carta de la OEA sobre la soberanía de los Estados".

"Todo Estado tiene derecho a elegir, sin injerencias externas, su sistema político, económico y social, a organizarse en la forma que más le convenga", escribió Morales.

A su vez, Arce consideró que Almagro, desconociendo las propias instituciones de la OEA, acudió a la Comisión de Venecia para consultar sobre el Pacto de San José.

"Almagro, en el mes de octubre del año pasado, ha realizado una consulta a un órgano foráneo, como es la Comisión de Venecia, que no es un órgano institucional ni formal de la Unión Europea", dijo Arce.

"Es una instancia formada por abogados en 1990 y con el transcurso del tiempo su carácter eminentemente jurídico se ha diluido y se ha constituido en una organización con fines políticos, que no son vinculantes para ningún Estado, ni institución internacional", afirmó el ministro de Justicia.

Sostuvo que por tanto, esa actitud "ex profesa e inentendible" de Almagro es reprochable y no está de acuerdo con los principios, estatutos y funcionamiento de la OEA, y que incluso viola la Carta del organismo.

Arce indicó que la OEA tiene sus propias instituciones para estos casos, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Explicó que estas instituciones, al interior de la OEA, son las únicas que se encuentran facultadas para interpretar y aplicar sobre los alcances del Pacto de San José.