“Siento que hemos castigado a nuestros servidores” públicos, sostuvo el Jefe de Estado, para señalar a renglón seguido que el incremento salarial sólo es para este sector y no para “los ministros”.

El 27 de enero de 2006, el Mandatario promulgó un decreto que fija su sueldo en Bs 15.000 (US$2.100), muy por debajo de los 34.900 (US$4.900) previstos para el jefe de Estado. Para los ministros su salario se redujo de Bs 24.875 (US$3.500) a 14.000 (US$1.950) y de los viceministros de Bs 22.374 (US$3.400) a 13.800 (US$19.00).

Sobre este último punto, Morales dijo haber recibido “algunos reclamos” de organismos internacionales por el bajo nivel salarial en el Ejecutivo boliviano.

“Personalmente, nunca estaba acostumbrado a vivir con un buen salario. Para mí, Bs 15 mil sigue siendo alto. Pero hay otras familias, otros ministros que tienen otro status económico familiar. No estoy diciendo mejorar el salario de ministros, ministras, sino de nuestros trabajadores”, aclaró.