Nueva York, Andina. El embajador de Bolivia ante la ONU, Pablo Solón, dijo hoy que su país cuenta con el respaldo de la mayoría de naciones para que la convención de 1961 de la ONU no penalice el masticado de hoja de coca en el país boliviano.

Solón dijo contar con el apoyo de la "amplia mayoría" de las 17 naciones que en enero se opusieron a la enmienda que presentó Bolivia contra el artículo de la convención que penaliza el masticado.

Con este respaldo, los países dan el visto bueno a las últimas acciones de Bolivia, donde la semana pasada el Congreso aprobó denunciar la Convención de 1961, una decisión que ahora el Senado tiene que aprobar para que siga adelante.

Esta denuncia es el primer paso para que, tal como explicó Solón, la comunidad internacional apruebe la petición boliviana a lo que se califica de reserva de la convención. Una medida que evitará que la convención se modifique, manteniendo la prohibición del masticado de hoja de coca, pero, a la vez, reconociendo esta práctica en Bolivia.

"Esta medida fue calificada por otros Estados de muy creativa y muy innovativa", dijo Solón.

"Se trata de no alterar la convención pero al mismo tiempo abre una puerta para que Bolivia pueda preservar la práctica milenaria del masticado de coca, que está protegida por su Constitución", argumentó el diplomático, según recoge DPA.

Solón dijo que espera que el Senado de Bolivia ratifique la decisión del Congreso antes del 1 de julio.

Según el reglamento, si el Senado la aprueba antes del 1 de julio, entonces la decisión se adoptará el 1 de enero de 2012, lo que supondrá que Bolivia, siguiendo el procedimiento oficial, renunciará a la convención para, el mismo día, volverse a adherir, pero presentando la reserva respecto al masticado de la hoja de coca.

En este sentido, Solón puntualizó que su país no abandonará la convención, ni eludirá en ningún momento cumplir con los compromisos adoptados en ésta, a excepción del masticado de hoja de coca, reconocido en el artículo 384 de la Constitución boliviana.

Una vez Bolivia presente en enero la reserva, los 192 Estados integrantes de la ONU tendrán 12 meses de período de consultas. Para que la reserva sea denegada, se necesitará la oposición de más de 63 Estados.

Esta nueva estrategia fue vista, según Solón, como "positiva" por los 17 países que se opusieron anteriormente a la enmienda que Bolivia puso a la Convención de 1961.

Entre los países contrarios se encontraba Estados Unidos, que alegó que la Convención de 1961 "constituye una herramienta importante para la lucha mundial contra el narcotráfico", y no era partidario de modificar la integridad del texto.

Solón dijo hoy que trató del asunto con Estados Unidos en varias ocasiones y que este país calificó la nueva estrategia de Bolivia de "muy creativa" y "muy imaginativa".