La Paz. Bolivia espera la liberación de 14 militares detenidos en Chile, que los acusó de ingresar ilegalmente a su territorio por la frontera y pidió explicaciones a La Paz, mientras que el gobierno de Evo Morales aseguró el sábado que se disculpará si es necesario.

La cancillería chilena envió la noche del viernes una nota de protesta a Bolivia "rechazando enérgicamente" el actuar de los soldados, quienes fueron detenidos cerca de la frontera entre ambos países portando armamento y a bordo de dos vehículos con matrícula chilena.

El vicepresidente de Bolivia, Alvaro García Linera, dijo que los militares estaban luchando contra el contrabando en la frontera y que confiaba "en la colaboración del gobierno de Chile para que regresen lo más pronto posible a su regimiento".

Los militares permanecen detenidos en la cárcel de Alto Hospicio, cercana a la norteña ciudad de Iquique, y serán puestos a disposición de un tribunal el domingo, informó a Reuters la fiscalía local.

"Si un país o el otro cometió un error corresponden las disculpas del caso, si así lo establece la investigación", agregó el vicepresidente boliviano.

Santiago y La Paz, que no gozan de relaciones diplomáticas desde 1978, mantienen un sensible vínculo en medio de constantes pedidos de Bolivia para que Chile le permita recuperar el acceso al océano Pacífico que perdió en una guerra que libraron en el siglo XIX, en la que además participó Perú.

Autoridades chilenas han denunciado repetidamente que vehículos son robados en su territorio para luego ser vendidos en Bolivia. La Paz aprobó recientemente una norma que permite regularizar la inscripción de autos indocumentados en su país.

De acuerdo con el vicecanciller boliviano, Juan Carlos Alurralde, los autos chilenos en que se desplazaban los militares habían sido incautados hace unos días tras haber ingresado ilegalmente a Bolivia.