Dirigentes de sectores sociales afines al oficialismo, como Gustavo Aliaga y Roberto Machaca, consideran que son necesarios los cambios para mejorar la gestión en algunas carteras de Estado, aunque aclaran que esa responsabilidad es privativa del Mandatario.

Una fuente en el gobierno señaló que Delgadillo, Suxo y el ministro de Comunicación, Iván Canelas, por problemas de salud, dejarán el gabinete. Los ministros de gobierno, Wilfredo Chávez, y de Hidrocarburos, José Luis Gutiérrez, correrían la misma suerte.

La versión cobró fuerza porque Delgadillo señaló “que hay algunas ideas trabajadas que las estamos dejando por escrito”. Similar situación ocurrió con Suxo, ya que en una entrevista en la gubernamental Patria Nueva explicó que “la autoridad que venga a hacerse cargo del ministerio va a tener un equipo de primera”.

Reunión. Una fuente del Movimiento Al Socialismo (MAS) en el Legislativo añadió a la lista de cinco nombres los de los ministros de Culturas, Elizabeth Salguero; de Agua, Mabel Monje; de Justicia, Nilda Copa; de Desarrollo Rural, Nemecia Achacollo, y de la cartera de Autonomía, Claudia Peña.

Morales debía tratar este jueves el tema con los miembros de la bancada del MAS, pero la reunión fue diferida para el sábado. “Lo único que se sabe es que la idea es cambiar a la mayoría de los ministros”, reveló otra fuente del oficialismo.

“Antes del mensaje presidencial del 22 de enero, el Presidente nos convoca a una evaluación a los ministros y a todo su equipo. Él pide informes a cada uno, y si ve deficiencias se molesta y toma decisiones”. Ministro de la Presidencia, Carlos Romero.

Aliaga, dirigente de los colonizadores, sostiene que la ministra de Desarrollo Productivo, Teresa Morales, también debería ser alejada del gabinete ministerial. A diferencia de lo que sucedía en el pasado, Morales anunciará el 23 de enero la ratificación, remoción e incorporación de nuevas autoridades en su gabinete. Habitualmente este acto se realizaba poco después del informe que ofrece al Legislativo.

El ministro de la Presidencia, Carlos Romero, explicó el 10 de enero que los cambios son producto de una evaluación presidencial previa. “Antes del mensaje presidencial del 22 de enero, el Presidente nos convoca a una evaluación a los ministros y a todo su equipo. Él pide informes a cada uno, y si ve deficiencias se molesta y toma decisiones”, sostuvo en ese entonces.

Machaca, dirigente de los campesinos, informó que observan la gestión de Delgadillo y Salguero, “con quien no tuvimos ningún contacto”. Mientras que Aliaga sostiene “que el Presidente ahora tiene que buscar gente de su confianza, que tenga capacidad”. La fuente del Gobierno evitó adelantar quiénes ocuparían las carteras de Obras Públicas y de Lucha Contra la Corrupción, aunque adelantó que existen profesionales para asumir esos desafíos.

El canciller David Choquehuanca y el ministro de Economía, Luis Arce, acompañan a Morales desde enero de 2006, mientras que el resto fueron designados en diferentes momentos. Uno de los últimos ministros alejados de la cúpula de toma decisiones fue el de gobierno, Sacha Llorenti, a consecuencia de la represión policial de octubre a la marcha indígena en defensa del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis).

Diferentes fuentes en el Legislativo abren la posibilidad de que el ex ministro de Gobierno Alfredo Rada retorne al Gabinete, mientras que otros perfilan que el analista Hugo Moldis ocupe el Ministerio de Comunicación.

Una fuente del Legislativo apunta a que el aún presidente de Diputados, Héctor Arce, formará parte del gabinete. La dirigente de la mujeres campesinas “Bartolina Sisa”, Julia Ramos, espera mayor trabajo con los ministros.