Asunción. La ministra de Transparencia de Bolivia, Nardi Suxo, entregó este miércoles a autoridades paraguayas informes sobre los procesos contra un gobernador suspendido por corrupción que pidió refugio a Asunción, y descartó que el caso afecte las relaciones entre ambos países.

La visita de Suxo ocurre dos semanas después que el opositor Mario Cossío, quien fue separado del cargo de gobernador del departamento de Tarija, solicitara refugio en Paraguay porque considera que las acusaciones en su contra son parte de una persecución política del gobierno de Evo Morales.

"Las autoridades (...) han manifestado que van a valorar esta información", dijo Suxo en rueda de prensa al concluir una visita de dos días.

La funcionaria agregó que Cossío es investigado por casos que representan un daño económico de unos 50 millones de dólares para el país, por lo que rechazó la denuncia de que existe una persecución.

"Es un tema totalmente jurídico (...) el hecho de que una persona que tiene un proceso penal pendiente y deja el país, es porque está aceptando su responsabilidad", afirmó.

La ministra descartó que mediante su visita el Gobierno de Bolivia busque ejercer presión sobre la Comisión Nacional para Refugiados (Conare) para que rechace el pedido de Cossío, como denunció una diputada paraguaya.

"Vamos a estar a la espera de la resolución que se tome aquí en Paraguay y por supuesto vamos a respetar la decisión soberana", dijo Suxo, quien agregó que la misma "no afectará de ninguna manera el relacionamiento histórico que tenemos con el hermano país".

La Conare, conformada por nueve integrantes que representan al Ejecutivo, al Congreso y organizaciones humanitarias, tiene un plazo de 90 días para pronunciarse. El organismo concedió un refugio provisorio a Cossío hasta que su caso sea resuelto.

El presidente paraguayo, Fernando Lugo, ratificó que la Conare tiene autonomía para decidir y que confía hará "lo que corresponde en ley" tras estudiar el caso.

Cossío, quien integraba un grupo de tres gobernadores opositores y había sido reelecto en abril, fue suspendido en diciembre para que enfrente un juicio por corrupción.