Bolivia es el único país en América Latina que logra aumentar sus niveles de apoyo a la democracia muy por encima del promedio de la región, que casi llega a los indicadores de países más democráticos como Costa Rica y Uruguay”, explicó la directora de la institución de opinión y estadísticas, Marta Lagos.

Entre los factores de ese nivel de consolidación democrática que la especialista citó están la inclusión social, la participación electoral ciudadana, la aplicación de cambios estructurales o políticas públicas, sobre todo destinadas a la redistribución de los ingresos del país.

Muchos países no pudieron hacer eso, “incluso el mío; Chile no logró solventar la distribución de ingreso como lo hizo Bolivia”, dijo.

Según el estudio, que se desprende de otro más global, entre el 2004 y 2010 la democracia en Bolivia tuvo un aumento de apoyo de 23 puntos, de 45 a 68 en una escala de 1 a 80. En ese mismo periodo, el incremento en América Latina fue de 45, el 2004, a 61 el 2010.

Lagos explicó que el mayor problema para los bolivianos el 2010 fue la economía, al que le siguieron el desempleo, la política, la pobreza y la corrupción.

En tanto, la satisfacción con la democracia subió de 16 puntos a 32, con altibajos, cuya cima fue 50 el 2009, cuando en Bolivia fue aprobada en un referéndum la nueva Constitución Política del Estado.

Otro de los acápites estudiados señala que la confianza en la democracia en Bolivia subió de 42, el 2003, a 63, el 2007, que en el caso del promedio latinoamericano del mismo periodo bajó de 55 a 54.

Así, Uruguay tiene mejor puntaje (77), y le siguen Venezuela (77), Argentina (67), Bolivia (63) y Costa Rica (61). Atrás, entre los cinco últimos están Brasil (44), Guatemala (42), Perú (39), El Salvador (38) y Paraguay (34).

Variables. En el análisis que la politóloga María Teresa Zegada hizo sobre la exposición de Lagos, dijo que tras el estudio hay necesidad de incluir otras variables para la medición del nivel de la democracia. Así, sugirió, por ejemplo, considerar el funcionamiento de las instituciones o el cumplimiento de las leyes.

Admitió que en Bolivia existe “una tendencia al asociar la democracia con estos factores cualitativos, participación e inclusión, que puso límites al estigma de la democracia representativa y partidocrática de la década de los 80 y 90”. En criterio de Zegada, son “elementos simbólicos” que contribuyen a esa percepción de apoyo y confianza a la democracia.

El estudio también develó otros indicadores. Lagos explicó que el mayor problema para los bolivianos el 2010 fue la economía, al que le siguieron el desempleo, la política, la pobreza y la corrupción. De este último dijo que “se encuentra en franco retroceso”.

De manera general se preguntó cómo fue “que nadie ha publicado” estos datos. Desde el 2006 hubo tres referendos en Bolivia (autonómico, revocatorio y constitucional) y tres elecciones (constituyente, presidencial, y municipal-departamental). Se conformó el Estado autonómico.

Datos técnicos y actores.

-Según la ficha técnica del estudio, el error muestral fluctúa entre 2,8% y 3,1% por país, incluido Bolivia.

-El tamaño muestral de la evaluación de Latinobarómetro tuvo entre 1.000 y 1.200 casos por país, incluido Bolivia.

-En 15 años, en América Latina se hizo 270.000 entrevistas cara a cara, con más de 1.000 variables.

-El estudio fue respaldado por la Embajada de Dinamarca, el Instituto Prisma, la Confederación de Empresarios y la Asociación de Periodistas de Bolivia.