La Paz. El presidente Evo Morales deberá comparecer, en calidad de testigo, en el juicio por el caso octubre-2003, que se realiza en Sucre. El Tribunal de Sentencia decidió convocar al mandatario a solicitud de dos ex jefes militares vinculados en el caso.

Los generales Roberto Claros, ex comandante en jefe de las Fuerzas Armadas; y José Quiroga, ex comandante de la Fuerza Aérea Boliviana, solicitaron que declare Morales, además de la hoy senadora del partido gobernante MAS, Ana María Romero, y la ministra de Salud, Nila Heredia.

El fiscal Milton Mendoza informó que el Tribunal decidió convocar a las autoridades para que declaren en Sucre en calidad de testigos. En este proceso, tanto la defensa como el Ministerio Público presentaron a los recientemente convocados, como testigos.

El fiscal explicó que es importante la declaración de Morales, toda vez que en 2003 era diputado nacional, dirigente social de los cocaleros del Chapare y uno de los defensores del gas.

El rol de Campero también fue destacable, ya que desde el 11 de octubre de 2003 inicia gestiones con autoridades de gobierno, Iglesia y sectores sociales para pacificar el país; sin embargo, al no encontrar una respuesta, inicia una huelga de hambre.

Heredia, en ese entonces era integrante del Colegio Médico de Bolivia y representante de la Asamblea de Derechos Humanos. Mendoza afirmó que en esa condición participó en los distintos escenarios de conflicto y verificó la muerte de personas con disparos de armas de guerra.

En octubre de 2003, se desató una revuelta social que derivó en la dimisión del entonces presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, más de 60 muertos y decenas de heridos. Sánchez de Lozada huyó a Estados Unidos, donde también se encuentran sus ministros Carlos Sánchez y Jorge Berinduague.

Los también ex ministros Mirtha Quevedo, Jorge Torres Obleas y Jorge Torres Goitia lograron asilo político en Perú, mientras que Hugo Carvajal estaría en España. El embajador boliviano en Lima, Franz Solano, reconoció que será difícil lograr el retorno de los tres ex ministros asilados en Perú.

Mendoza informó que, inicialmente, se determinó que Morales, Romero y Heredia respondan por escrito a las interrogantes en el caso Octubre, pero se cambió la decisión y se los convocó para la próxima semana. No se definió aún la fecha.

El ex coronel Juan Ramírez Regis, ex jefe de seguridad de la planta de Senkata, reveló el martes que en esas instalaciones estaban 84 militares que dispararon sus armas de guerra por orden del gobierno de entonces.

División en el gabinete de Goni. El ex canciller Carlos Saavedra declaró el martes que en el gabinete de Gonzalo Sánchez de Lozada había división. Por un lado estaban los que tomaban decisiones y, por otro, los marginados de las decisiones. El ex canciller fue uno de los 316 testigos presentados.