El gobierno de Evo Morales dejó en manos de Estados Unidos la firma del acuerdo marco de relacionamiento bilateral, porque es este país el que debe resolver “pequeños detalles” para sellar las negociaciones. Se espera que el documento se firme en lo que resta de este año.

La información fue proporcionada por el canciller, David Choquehuanca, quien reveló que el Gobierno estadounidense inició un proceso de consultas con diferentes instituciones sobre los términos de la relación con Bolivia.

En octubre de este año, el Morales culpó a la administración de su homólogo estadounidense, Barack Obama, de utilizar bases en Perú y Colombia para instruir a efectivos policiales y militares con el objetivo de desestabilizar a gobiernos denominados “populistas radicales”.

“Ellos necesitan consultar con diferentes instancias: su Congreso, la Oficina de Comercio; estamos en este proceso de consultas, no es rápido, toma su tiempo. Una vez que tengamos una respuesta formal y oficial de Estados Unidos se puede suscribir (el acuerdo) este año. Estamos avanzando, son pequeños detalles que faltan y ojalá podamos concretar la firma de este acuerdo este año”, insistió.

Tras un período de tensionamiento bilateral, Bolivia y Estados Unidos comenzaron a perfilar su nuevo relacionamiento el 23 de julio del 2008. La visita a La Paz del entonces secretario adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental, Thomas Shannon, marcó el inicio de este proceso, que también tuvo momentos complejos a raíz de las acusaciones y las denuncias de injerencia estadounidense en asuntos internos.

En junio del 2010, durante la visita del sucesor de Shannon a Bolivia, Arturo Valenzuela, el Canciller expresó que ambos gobiernos se encontraban a un paso de firmar el documento que permitirá reencauzar las relaciones diplomáticas entre ambas naciones.

Choquehuanca reiteró ayer que el acuerdo prevé que la cooperación del país del norte debe definirse en consenso con el Estado boliviano, al igual que los entes ejecutores de la cooperación y las regiones beneficiadas.

“En este nuevo acuerdo se define que la cooperación es de Estado a Estado, y las áreas geográficas de cooperación también se deciden de Estado a Estado; es un acuerdo marco que va a permitir tener una relación positiva, constructiva de respeto y ya no de intromisión”, dijo.

Recordó que en el pasado la cooperación era definida sólo por la administración estadounidense. “No puede ser que la cooperación se defina de manera unilateral, no es que estemos rechazando la cooperación, la agradecemos venga de donde venga, pero tiene que ayudar a alcanzar los objetivos del Plan Nacional de Desarrollo”, aseguró.

Actualmente, no existe una relación a nivel de embajadores. Morales acusó a EEUU, en varias ocasiones, de promover cuatro golpes en Latinoamérica.

Posición contra el imperio. El presidente Evo Morales se presentó ayer ante el Parlamento iraní como uno de los adalides en la lucha contra el imperialismo en Sudamérica."El imperialismo dominó nuestro país durante años en todas lasesferas”, dijo.

Las Complejas relaciones. La compleja relación entre Bolivia y Estados Unidos empeoró el 2008, luego de que el presidente Evo Morales expulsara al ex embajador de ese país Philip Goldberg. Lo acusó de conspiración, en el marco de lo que denominó un intento de golpe cívico prefectural.

En respuesta, el Gobierno estadounidense adoptó la misma decisión con el entonces embajador boliviano, Gustavo Guzmán.

Morales también decidió expulsar a la oficina antidrogas de Estados Unidos (DEA), por sus siglas en inglés, mientras que Usaid fue expulsada de las zonas cocaleras del Chapare. En octubre de este año, el Presidente culpó a la administración de su homólogo estadounidense, Barack Obama, de utilizar bases en Perú y Colombia para instruir a efectivos policiales y militares con el objetivo de desestabilizar gobiernos denominados “populistas radicales”.

“Hay una nueva doctrina para ver cómo prepararlos y después tomar acciones políticas. Aquí expulsamos al Embajador de EE.UU. y ya no hay conspiración, ya no hay alguien que pueda articular, pero ojo con agregados militares de EE.UU., son los que preparan golpes de Estado”, dijo. Bolivia ya no es beneficiaria de las preferencias arancelarias andinas y no accedió a la Cuenta del Milenio