La Paz. En la reunión ampliada del gabinete, el gobierno tocó el tema del equipo ministerial y decidió apostar a la ejecución de megaproyectos en áreas como hidrocarburos e infraestructura vial y férrea para acelerar y mejorar la ejecución de la inversión pública.

En el acto de inauguración del encuentro, el presidente Evo Morales anticipó que el nivel de inversión pública es bajo.

“Esta reunión es para ver cómo acelerar la inversión, sobre todo cuando a finales de año vemos que la ejecución presupuestaria de la inversión pública está con 50 ó 60%”, cuestionó.

A partir de las medidas que se tomen, se espera que en el primer y segundo mes de este año se ejecute entre el 6 ó 7% de la inversión, de tal manera de superar los niveles de ejecución que, en el pasado, eran inferiores al 1% en ese periodo, expresó en la mañana. “Habiendo plata ¿por qué no gastan?”, desafió.

Luego del acto de inauguración, la reunión se realizó a puertas cerradas en Huajchilla. Morales, junto al vicepresidente, Álvaro García, presidieron el encuentro del que participaron ministros, viceministros, directores generales y presidentes de empresas e instituciones del Estado.

El ministro de la Presidencia, Óscar Coca, informó las decisiones de la reunión ampliada. Empezó explicando que se decidió mejorar la coordinación interministerial y la capacitación de funcionarios públicos para acelerar la inversión.

Como parte de la estrategia para superar esta debilidad en la gestión, se definió focalizar esfuerzos en proyectos estratégicos como carreteras, un ferrocarril rápido que irá de Puerto Suárez hasta el Pacífico, el desarrollo de la industria hidrocarburífera, obras aeroportuarias, mecanización del agro, energía tradicional y alternativa y salud.

No se informó sobre el monto de recursos que demandarán estos proyectos, aunque Coca sostuvo que siete instituciones vinculadas con las áreas priorizadas manejan el 80% del presupuesto de inversión.

El presupuesto del Estado 2011 asignó US$2.428,3 millones a la inversión; 11% más que el 2010, cuando se presupuestó US$2.179 millones.

La ministra de Planificación, Viviana Caro, informó de que la ejecución del 2010 cerrará en 85% de ejecución (US$1.500 millones).

En la reunión no se trató el tema de la subvención a los hidrocarburos y el incremento de salarios. En el caso de la inflación, Coca explicó que los efectos de medidas como un gasolinazo y su posterior anulación “demoran varios días o semanas en ajustarse”. Negó un proceso inflacionario.

A diferencia de lo que esperaban algunos movimientos sociales, en la reunión no se evaluó al gabinete. “No es para decir este ministro sirve o este ministro no sirve, se equivocan los sectores que creen eso”, anticipó Morales ya al inicio del encuentro.

El dirigente del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq), Rafael Quispe, lamentó que no se hayan tomado en cuenta las sugerencias de ajuste ministerial. Diferentes sectores exigían cambios en el gabinete económico, al que responsabilizaron del gasolinazo.

Coca resumió que el encuentro concluyó con la decisión de elevar la eficiencia y ejecución presupuestaria.