La posición la hizo conocer el vicecanciller, Juan Carlos Alurralde, quien recordó que Bolivia sostiene que la totalidad de las aguas manantiales del Silala son nacionales en contraposición a Chile, que defiende derechos sobre ese recurso, al que considera un río de curso internacional.

“Bolivia está en todo su derecho legítimo de usar las aguas del Silala para su aprovechamiento a favor de la región porque son viables, aplaudibles y deberían ser ejecutadas, siendo que Chile siempre entendió y dijo que Bolivia tiene derecho de hacer uso de estas aguas... Nosotros siempre dijimos que el 100% de esas aguas nos pertenecen, Chile dijo el 50%... Bolivia puede empezar a hacer uso del 50%”, afirmó Alurralde.

Ambos países llegaron a un preacuerdo a través del que Santiago acepta pagar por el 50% de las aguas del cantón Quetena, Potosí, hasta tanto se realice y concluya un estudio técnico que saneará el derecho propietario del recurso natural.

“Las aguas del Silala están al interior del territorio boliviano por medio de manantiales y Bolivia tiene todo el derecho de hacer uso de estas aguas. Bolivia tiene todo el derecho de hacer el uso de esas aguas y Chile así lo entiende”, insistió Alurralde.

“Las aguas del Silala están al interior del territorio boliviano por medio de manantiales y Bolivia tiene todo el derecho de hacer uso de estas aguas. Bolivia tiene todo el derecho de hacer el uso de esas aguas y Chile así lo entiende”. Juan Carlos Alurralde, vicecanciller.

El conflicto sobre este recurso data de hace más de un siglo. El problema empezó cuando el país vecino desvió el curso del caudal de las aguas para aprovecharlas en diversos proyectos. Este tema es parte de la agenda de 13 puntos, acordados el 2006 entre los gobiernos de Morales y Michelle Bachelet.

Morales afirmó el 5 de abril que se hará respetar los derechos sobre las aguas del Silala y del río Lauca, desviado unilateralmente por el país vecino. “Si (las autoridades chilenas) no quieren tocar mediante el diálogo estos temas importantes, como el Silala y el Lauca, también veremos cuál será el mejor camino para hacer respetar al pueblo boliviano (el derecho) sobre sus recursos naturales, como el agua”, afirmó.

En esa línea, Alurralde ratificó la voluntad de continuar el diálogo en este tema, porque de lo contrario se recurrirá a otras instancias. “Esperamos que este problema se solucione con el diálogo; de no ser así, están los tribunales internacionales”.

El gobernador de Potosí, Félix González, informó el 8 de abril que se desviarán las aguas del Silala si es que Chile no paga por su uso. En 1960 se calculó una deuda de US$800 millones, pero ahora se “requiere una evaluación, porque la deuda estaría en US$1.600 millones”, dijo en ese entonces y anunció que en seis meses se tendría un estudio para desviar el curso del recurso.

Alurralde también recordó que en la gestión del ex prefecto Mario Virreira se presentó proyectos para instalar una planta hidroeléctrica para aprovechar estas aguas en la generación de electricidad e iniciativas productivas. Estos proyectos, afirmó, son viables y “no provocarán ningún problema” porque Bolivia tiene derecho sobre el recurso.

Llegaron a firmar un preacuerdo. Según un preacuerdo entre los gobiernos de Bolivia y Chile, firmado el 2009, se estudiará el sistema hídrico del Silala para conocer mejor su funcionamiento y naturaleza, y establecer el porcentaje de aguas de libre disponibilidad que le corresponde a cada país.

Entretanto, el gobierno chileno se comprometió a pagar por el 50% de las aguas, que inicialmente reconoce como bolivianas, hasta la realización de un nuevo estudio hidrológico y cartográfico por el que Bolivia espera captar el pago del 100%.

El concepto de ‘río’ trabó el acuerdo. Según el viceministro de Relaciones Exteriores, Juan Carlos Alurralde, la firma de un acuerdo final sobre las aguas del Silala con Chile estuvo “muy cerca”. Dijo que el Gobierno chileno no reconoció que el recurso hídrico nace en manantiales.

“Chile, en todas las conversaciones, siempre reconoció que Bolivia tiene derecho al uso de esas aguas, no se dijo en qué porcentaje. En el punto del Silala tuvimos avances sustanciales. Estamos muy cerca de llegar a una solución y creo que no es necesario hacer especulación sobre el tema. Invitamos a Chile a sentarnos y cerrar el tema del Silala”, admitió la autoridad.

Comentó que en la parte final de la negociación hubo discrepancias sobre el concepto real del manantial Silala, que Chile lo considera como un río.

“El parámetro es que hay una confrontación de ideas. Chile dice que es un río internacional y nosotros decimos, y estamos seguros, que las aguas no son un río internacional, sino que provienen de manantiales y fueron conducidas artificialmente hacia Chile. Se acordó un estudio y confiamos que saldrá a favor nuestro y luego recién se reconocerá las obligaciones al pasado”, indicó Alurralde.

El diplomático espera que se retome la negociación bilateral para evitar llevar el caso a tribunales internacionales. “La pelota está en la cancha de Chile y ellos deben presentar propuestas”, subrayó.

Convocan a una jornada de concienciación sobre el mar. El gobierno de Evo Morales convocó para el 29 de abril a un acto público con el objetivo de reforzar la conciencia nacional sobre el retorno al mar con soberanía. La jornada se denominará Día del Derecho a la Recuperación Marítima y de ella participarán autoridades del Gobierno, Órgano Legislativo, Judicial, Fuerzas Armadas y otros sectores sociales e instituciones del Estado.

La información la proporcionó el ministro de Comunicación, Iván Canelas. La autoridad explicó que el mandatario Evo Morales participará del acto especial que se desarrollará en el estadio Hernando Siles, a partir de las 16:00.

"Este acto es parte de todo este proceso que se está iniciando para ese objetivo, que es lograr, en el menor tiempo posible, una salida soberana al océano Pacífico”, sostuvo. Añadió que se buscará reforzar la concientización nacional en esta materia.

Morales informó el 23 de marzo, Día del Mar, la decisión de llevar a tribunales internacionales la reivindicación nacional. Se están encaminando “acciones no solamente en el ámbito de los tribunales internacionales, sino en este ámbito que es fundamental, de concientización no sólo a nivel nacional, sino a nivel internacional", complementó.