La Paz. El gobierno de Bolivia y la dirigencia de la central que agrupa a los trabajadores dijeron que reanudarán este lunes el diálogo para tratar un aumento salarial, pedido que ha presionado al presidente Evo Morales y ha debilitado la alianza que mantenía con los sindicatos.

El ministro de Trabajo, Félix Rojas, manifestó que el gobierno tiene la intención de resolver este tema salarial lo antes posible para que en los próximos días el mandatario indígena anuncie oficialmente el porcentaje de incremento.

"Todo depende de que empecemos lo antes posible este diálogo. La pretensión del gobierno no es esperar hasta el 1 de mayo (día del trabajador boliviano) para hacer este anuncio", dijo el ministro al diario la Razón.

"Hoy día pretendemos resolver el tema del incremento y de la demanda", agregó en referencia a una reunión que tiene programada con los trabajadores para el final de la tarde.

La Central Obrera Boliviana (COB), que hasta hace poco era una de las principales aliadas del Gobierno de Morales, rompió el diálogo con las autoridades y el viernes pasado realizó una huelga nacional de 24 horas como protesta por el incremento salarial.

Los sindicatos demandan un salario mínimo equivalente a unos US$1.200 dólares, 10 veces más que el actual, petición que para Morales es "descabellada" e "irracional".

Aún así, el secretario de finanzas de la COB, Ramiro Condori, aseguró que los dirigentes de todos los sectores afiliados están dispuestos a participar del diálogo.

"Vamos a estar en el diálogo el lunes", dijo.

El ministro de Trabajo reiteró que el incremento salarial de esta gestión será superior a la tasa de inflación de 2010, que fue de 7,18%, "pero los trabajadores piden un incremento del 1.022%".

Bolivia, uno de los países más pobres de Latinoamérica, sufre una escasez de alimentos y una fuerte subida de precios, situación que Morales atribuye principalmente a la especulación y al cambio climático.