Representaciones de pueblos indígenas articulan en Santa Cruz una estrategia nacional e internacional para frenar la modificación de la ley corta que veta la construcción de la ruta Villa Tunari-San Ignacio de Moxos por el Tipnis. En el oficialista MAS apuntan a viabilizar una consulta sobre la obra.

El dirigente de la Asamblea del Pueblo Guaraní (APG) Celso Padilla informó que la reunión de la cual participa concluirá este jueves con acciones de cumplimiento inmediato como el viaje de una misión a Estados Unidos para denunciar al presidente Evo Morales ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos por la represión policial del 25 de septiembre en Yucumo, Beni.

Otra estrategia en el plano internacional es el viaje de una comisión a Brasil para demandar ante diferentes instancias del país vecino que la brasileña OAS “deje de exigir que la carretera pase por el Tipnis”. En el contexto nacional perfilan un paquete de medidas como la posibilidad de retomar una marcha para impedir la modificación de la ley corta.

Entre agosto y octubre, la Confederación Indígena del Oriente Boliviano (Cidob) lideró una marcha de Trinidad a La Paz que logró la aprobación de la ley que vetó la construcción de la vía por el parque, que fue declarado intangible. El conflicto, sin embargo, no fue zanjado porque otro sector comandado por el Consejo Indígena del Sur (Conisur) inició otra movilización, esta vez en contra de la norma.

Entre agosto y octubre, la Confederación Indígena del Oriente Boliviano (Cidob) lideró una marcha de Trinidad a La Paz que logró la aprobación de la ley que vetó la construcción de la vía por el parque, que fue declarado intangible. El conflicto, sin embargo, no fue zanjado porque otro sector comandado por el Consejo Indígena del Sur (Conisur) inició otra movilización, esta vez en contra de la norma.

Posición. En La Paz, el senador oficialista Adolfo Mendoza planteó ayer un debate legislativo para modificar la norma en cuestión y habilitar una consulta previa e informada en las comunidades que habitan el Tipnis. Aclaró que no es necesario un marco normativo especial para la consulta, porque este procedimiento está amparado en la Constitución Política.

“La propuesta ya fue hecha en la bancada del MAS, y espero que se lo tome en cuenta por los dirigentes de la marcha (del Conisur)”, sostuvo ante el cuestionamiento de la oposición. El senador opositor Bernard Gutiérrez y la diputada del Movimiento Sin Miedo (MSM) Marcela Revollo coincidieron, por separado, en que rechazarán cualquier intento de habilitar la construcción de la carretera por el parque.

Padilla explicó que entre las propuestas de defensa del Tipnis están el instalar una vigilia permanente en puertas de las instalaciones del Órgano Legislativo, articular un paro de actividades con la Centra Obrera Boliviana (COB), pactar alianzas con sectores sociales del Beni y denunciar a nivel internacional que la marcha del Conisur es alentada por el oficialismo.

El pleno de la Asamblea Legislativa escuchó el viernes el informe de los miembros de la comisión que sostuvo una reunión con dirigentes de la marcha que partió el 21 de diciembre desde Isinuta, Chapare, con rumbo a La Paz. Explicaron que los marchistas exigen la anulación de la ley corta y la construcción de la vía por su territorio.

El informe fue remitido a la Comisión Mixta de Constitución para que busque alternativas de solución. El diputado opositor Tomás Monasterios mostró ayer que entre los que firman la demanda del Conisur está la Secretaría de Juventudes del MAS-IPSP de la población de San Ignacio de Moxos. El diputado oficialista Lucio Marca denunció que la ley corta es inconstitucional, porque no fue resultado del consenso de todas las comunidades que habitan el parque Tipnis.

Padilla informó que hoy concluirá la reunión con una serie de iniciativas que apuntarán a defender la vigencia de la ley que protege su territorio. Una muestra de que existen intereses tras la contramarcha es que algunos de los que abandonaron la caminata denunciaron que se les ofreció pagarles 300 bolivianos por marchar, sostuvo.

El dirigente del Conisur Gumercindo Pradel rechazó en una entrevista con la emisora gubernamental Patria Nueva las denuncias. “Están hablando sonseras”, se limitó a señalar. El dirigente indígena Emilio Noza advirtió que la carretera por el Tipnis será posible sólo “si pasa sobre sus cadáveres”. No será nuestra responsabilidad, dijo.

El trazo de la carretera. La carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos está dividida en tres tramos.

El I y el III están en construcción, pero está paralizado el proyecto del tramo II (que pasaba por el Tipnis) a la espera de una ruta alternativa. La brasileña OAS ejecuta la obra.