La Paz. El gobierno de la provincia boliviana de Potosí informó que, con apoyo del gobierno nacional, comenzará este sábado 27 la ejecución de un proyecto piscícola con las aguas del manantial Silala, y que con ello prevé cortes provisionales de abastecimiento de agua hacia el norte de Chile.

El gobernador de Potosí, Félix Gonzales, informó a los medios de prensa que, además, se pretende encarar tres proyectos más: un sistema de riego, una planta hidroeléctrica y una planta envasadora de agua, lo que ha despertado susceptibilidad en Chile, que pidió informes sobre los planes de esa región boliviana.

El proyecto piscícola, que arrancará este fin de semana, aprovechará parcialmente las aguas del manantial Silala, que nace en territorio boliviano y fluye a través de canales artificiales hacia el norte chileno.

Según la posición del gobierno boliviano, el agua del manantial del Silala proviene de bolsones de agua que fueron desviados artificialmente por Chile hace más de 100 años.

Por su parte, las autoridades chilenas insisten en que el Silala es un río internacional.

Bolivia y Chile lograron en octubre de 2009 un preacuerdo sobre este conflicto, por el cual el Gobierno chileno asumió el compromiso de pagar por el 50% del uso del recurso hídrico hasta que un estudio resuelva la propiedad del porcentaje restante.

El Comité Cívico Potosinista (Comcipo) observó el preacuerdo y exigió el pago retroactivo de una "deuda histórica" por las aguas del Silala, y por esa razón el convenio no prosperó.

En tanto, el gobernador potosino explicó en reiteradas oportunidades que se construirán cuatro almacenamientos de agua de 10x4 metros, los cuales serán instalados en el cerro Quetena Grande -donde nacen los manantiales- para criar truchas.

Las aguas de la región potosina boliviana abastecen al norte de Chile para sistemas de riego, los cuales durante más de 100 años fueron desviados artificialmente a ese territorio, según versiones del gobierno boliviano.

El presidente Evo Morales aclaró el 8 de octubre pasado que la ejecución de un proyecto industrial con las aguas del Silala, que implica un corte provisional del líquido que abastece al norte de Chile, es una decisión "soberana" de Bolivia.

El mandatario aseguró que el uso de las aguas del manantial de Silala no es ninguna agresión ni una provocación u ofensa al gobierno de Chile, porque las vertientes de ese manantial nacen en territorio boliviano, y ratificó que no es un río de cauce internacional.

El tema de las aguas del Silala forma parte de la agenda de 13 puntos que Bolivia discute con Chile desde 2006, y que se estancó a causa del enfriamiento del diálogo entre ambos países.

El mandatario Morales recordó que durante el gobierno socialista de la presidenta de Chile, Michelle Bachelet (2006-2010), se lograron avances y se estuvo cerca de alcanzar la suscripción de un acuerdo bilateral.