Como ocurre desde el miércoles 6 de abril, cientos de marchistas colapsaron el centro del poder político de la capital boliviana con marchas y bloqueos en demanda de un pliego petitorio de ocho puntos en el que se exige un incremento salarial del 15%, cinco puntos más del aprobado por el Ejecutivo.

Las protestas se replicaron en El Alto, donde desde media mañana una columna de fabriles bloqueó el ingreso a la autopista que conecta con la ciudad de La Paz, lo que provocó fricciones con transeúntes. Al final, la Policía intervino y consiguió dispersar a los manifestantes y habilitar esta vía obstruida.

Entretanto, en La Paz, una marcha partió desde el final de la autopista, en la avenida Montes, y recorrió el centro de la ciudad, para luego intentar, como ocurrió todos los días, ingresar a la plaza Murillo. Una vez más los manifestantes fueron dispersados con gases por la Policía. Entonces se reagruparon en diferentes calles y nuevamente fueron gasificados.

Entre el mediodía y las 14:00 horas las principales calles del centro de la urbe se encontraban colapsadas. Paralelamente se realizaban bloqueos en Miraflores y Sopocachi. Las movilizaciones derivaron en enfrentamientos con la Policía, que dejaron el saldo de seis uniformados heridos y un maestro rural detenido cerca a la plaza Murillo, aunque éste fue liberado tiempo después por una fiscal.

Reacciones entre grupos afines al gobierno. Las protestas provocaron la reacción de los sectores sociales afines al Gobierno. La Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (Csutcb), según anunció su máximo dirigente, Roberto Coarite, “se declaró en emergencia” porque considera que las movilizaciones cobistas “pasaron al plano político para ser serviles de la oposición”. Por ello, sostuvo que se realizarán marchas en defensa del Ejecutivo y contra las medidas de la Central Obrera.

El senador y dirigente de las seis federaciones de cocaleros del trópico de Cochabamba, Julio Salazar, dijo que en el valle también están en emergencia y “listos para movilizarse” en defensa del proceso de cambio. El senador y dirigente de los Ponchos Rojos, Eugenio Rojas, indicó que la defensa del Gobierno se traducirá en bloqueos en las provincias para contrarrestar los que anunciaron los maestros rurales.

El ejecutivo de la COB, Pedro Montes, lamentó la actitud de estos dirigentes y los convocó a respaldar a la clase obrera. El dirigente de los mineros, Guido Mitma, señaló que con estas actitudes los campesinos revelan que “defienden el neoliberalismo”, ya que entre otras cosas las movilizaciones de la COB reclaman la derogatoria del Decreto 21060.

El dirigente orureño Jaime Solares advirtió que el Ejecutivo será el culpable si hay enfrentamientos.

Más control policial. El comandante departamental de la Policía, Roberto Tórrez, anunció ayer que desde este jueves “se tomarán medidas más preventivas y se asumirán decisiones más drásticas, porque así merece el momento de la realidad”.

Anticipó que utilizarán “más equipo policial” y “gases lacrimógenos no letales” en los operativos de seguridad. Dijo que tampoco dejarán que se realicen bloqueos en las carreteras del país. “El derecho al libre tránsito lo tienen todas las personas”, manifestó la autoridad.

Seis policías resultaron heridos. El comandante departamental de la Policía de La Paz, Roberto Tórrez, informó que seis uniformados fueron heridos este miércoles durante las manifestaciones callejeras que protagonizaron miles de personas de diferentes sectores laborales.

Este miércoles en la tarde convocó a los periodistas para mostrar en sus camastros del hospital Virgen de Copacabana a los subtenientes Osmar Jiménez Salazar, Jorge Daniel García y Marcelo Gutiérrez Aguilar, al cabo Wilson Machaca y al sargento Segundo Fernando Yampa Salazar, quienes sufrieron diferentes traumatismos en sus cuerpos. Del suboficial Policarpio Saravia Flores, dijo que fue trasladado de emergencia a la clínica de Senkata donde tiene familiares, para que lo atiendan.

“Todos ellos tienen diferentes traumatismos como consecuencia del uso de petardos, dinamitas y otros proyectiles que de manera desmedida han utilizado los manifestantes, los del magisterio rural, urbano, trabajadores en salud de la región oriental y algunos mineros que se encontraban en el grupo que se movilizó en toda la ciudad”, señaló Tórrez.

El Comandante de la Policía indicó que todas las unidades policiales se encuentran movilizadas para garantizar la seguridad de las personas e instituciones que no están comprometidas con las manifestaciones. Detalló que entre 1.050 y 1.200 efectivos fueron desplegados para el control de las marchas y bloqueos que se realizan en la ciudad de La Paz.

Bloqueos en Tarija.  En ampliado de emergencia, la Central Obrera Departamental de Tarija resolvió continuar con las movilizaciones y no participar de los actos cívicos en homenaje a los 194 años de la Batalla de La Tablada. El dirigente Edwin Orgaz informó que entre hoy y mañana tienen previsto desarrollar una serie de movilizaciones, entre ellas el bloqueo de las principales calles de la ciudad, en apoyo a la COB.

Fabriles en paro.  El dirigente de la Confederación General de Trabajadores Fabriles de Bolivia, Vitaliano Mamani, informó que los fabriles de Cochabamba paralizarán actividades hoy por 24 horas en apoyo a las medidas de la COB, en demanda de un aumento salarial del 15%. Los fabriles se comprometieron en el último ampliado de la COB a participar en todas sus movilizaciones.

Decreto 21060 será ‘sepultado’. El ministro de la Presidencia, Óscar Coca, ratificó anoche que el Gobierno y la Central Obrera Boliviana (COB) determinaron dar “sepultura”, el próximo 1 de mayo, al Decreto Supremo 21060. “Estamos conscientes de que en tres semanas no pueden salir leyes. Vamos a hacer un cronograma (...). Son alrededor de ocho leyes que hemos identificado que nos falta por avanzar”, explicó Coca.

La CEPB rechaza el 15%. El presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Daniel Sánchez, advirtió que un incremento salarial de 15%, como exige la COB, ocasionará el despido de miles de trabajadores, porque financieramente “es insostenible” para ese sector. A su juicio, el presidente Evo Morales advirtió “sabiamente” a la COB sobre el riesgo de despidos en el sector privado.

Comprarán medicamentos.  El viceministro de Salud, Martín Maturano, informó que comunicó a los directores de la red pública de salud que el decreto supremo dispone la entrega de recursos para la compra inmediata de fármacos, de modo que la población asegurada a la CNS, cuando sea atendida en los establecimientos públicos, también tenga acceso a los medicamentos. El costo tocará a los fondos de la CNS.

Otras cajas apoyan el paro. La Caja de Caminos y la de Cordes manifestaron ayer su apoyo a la protesta de la CNS con pronunciamientos (foto). Nancy Ferreira, ejecutiva del Sindicato Médico y Ramas Afines de La Paz, dudó que Cordes o Caminos empiecen a atender a los asegurados de la CNS. “Las cajas tenemos un comité de defensa de la seguridad social a corto plazo, lo que busca el Gobierno es dividirnos”.