El presidente reelecto Evo Morales manifestó este lunes que la demanda marítima contra Chile en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) continuará, aunque abrió la posibilidad de una factible solución bilateral.

"Este proceso en La Haya va a continuar, aunque no descarto soluciones de carácter bilateral", afirmó en conferencia de prensa realizada en Palacio Quemado, donde hizo una evaluación de las elecciones generales del domingo en las que salió ganador con el 60% de los votos.

Sobre el futuro del proceso en la CIJ, Morales explicó que después de tantos años de dilación chilena y sin propuestas ni solución, su gobierno decide acudir a La Haya para buscar una solución al enclaustramiento marítimo, después de una guerra en 1879.

Según Morales, los países han creado instituciones como los tribunales internacionales para que se respeten derechos.

El dignatario reelecto dijo que no se puede cerrar una solución bilateral, pero dependerá de la responsabilidad y voluntad de las autoridades de Chile.

"Nuestra demanda está bien planteada en la Corte de La Haya; este proceso por lo tanto debe continuar", aseveró.

El gobierno de Evo Morales demandó a Chile el 24 de abril de 2013 ante la Corte de La Haya para forzar a ese país a negociar de "buena fe" una solución a la centenaria demanda boliviana, alegando que el diálogo en todo este tiempo no ha dado frutos y la aspiración boliviana ha sido postergada sistemáticamente.

Bolivia perdió 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de superficie en la llamada Guerra del Pacífico, librada con Chile a fines del siglo XIX, que también declaró la contienda a Perú.

Ambos países no tienen relaciones diplomáticas desde 1962, salvo un paréntesis de 1975 a 1978, por la falta de solución al reclamo marítimo boliviano, si bien mantienen consulados generales en La Paz y Santiago.

Bolivia busca con la demanda que se obligue a Chile a negociar una salida soberana al Pacífico, sobre las base de los ofrecimientos hechos a lo largo de la historia.