La Paz. El presidente de Bolivia, Evo Morales, dijo este viernes que todavía no ha fijado fecha para la presentación de una demanda internacional contra Chile, anunciada hace un año, en pos de un nuevo acceso soberano del país altiplánico al océano Pacífico.

El mandatario indígena hizo la afirmación durante la celebración del "Día del Mar", en el que los bolivianos recuerdan la pérdida de su departamento costero de Litoral, a manos de Chile, por una guerra del siglo XIX.

"La construcción de los fundamentos de nuestra demanda (ante tribunales internacionales) es una tarea delicada que llevará tiempo", dijo Morales en un breve discurso en La Paz, ante delegaciones militares y representantes diplomáticos.

Además, citó entre esos "fundamentos" la convicción de Bolivia de haber nacido como república en 1825 "con acceso libre y soberano al Pacífico, que le fue usurpado por Chile con una guerra injusta", que atribuyó tanto a las oligarquías del país vecino como a intereses del entonces imperio británico.

Morales afirmó que la eventual demanda no debería impedir un acercamiento entre La Paz y Santiago, que no tienen relaciones diplomáticas desde 1978, aunque advirtió que un diálogo impulsado en el último quinquenio sobre una agenda que incluía la cuestión marítima no logró avances y estaba prácticamente paralizado.

Morales remarcó que el acceso marítimo no es una aspiración, sino una exigencia, pues considera que un tratado de 1904 que fijó las actuales fronteras boliviano-chilenas tras la Guerra del Pacífico era "oprobioso" para Bolivia y que fue incumplido por Chile.

"No crea el gobierno chileno que nos cansará con su actitud distraccionista y dilatoria (...) en pleno siglo XXI, Chile no puede continuar siendo un mal vecino", añadió tras denunciar que Santiago no ha cumplido promesas de retirar minas antipersonales sembradas en el lado chileno de la frontera.

En la guerra de 1879, Bolivia perdió un territorio de 120.000 kilómetros cuadrados rico en los entonces valiosos guano de aves y salitre y donde Chile tiene ahora importantes minas de cobre. En la misma contienda, Perú perdió la región de Arica.