La Paz, EFE. Los mineros hicieron volar este miércoles con dinamita un puente de una carretera troncal de Bolivia, en el tercer día de las protestas sindicales para exigir al gobierno de Evo Morales un cambio en la ley de pensiones, informaron fuentes oficiales.

"Lastimosamente han volado el puente de Caihuasi, tenemos que lamentar mucho este hecho, es muy grave", declaró el viceministro de Régimen Interior, Jorge Pérez, a la radio estatal Patria Nueva.

Caihuasi es un punto, situado a casi 200 kilómetros al sureste de La Paz, en la carretera principal que va desde esta ciudad a la región central de Cochabamba y la oriental de Santa Cruz.

Durante la noche los mineros que bloqueaban el lugar bebieron alcohol y también amenazaban con volar los camiones que estaban varados, dijeron los camioneros a las autoridades.

La policía desbloqueó con gases lacrimógenos el lugar y detuvo a un centenar de los manifestantes, según fuentes oficiales.

Los mineros que participan en las protestas son trabajadores de la empresa minera Huanuni, la mayor firma estatal del sector, que se han sumado a las movilizaciones encabezadas desde el lunes por la Central Obrera Boliviana (COB) para exigir cambios en la ley.

La COB reclama que los trabajadores puedan cobrar una jubilación mensual con un valor equivalente al cien por cien de los últimos sueldos que recibían y no sólo con un 70% como fija la norma.

El gobierno ha rechazado la petición con el argumento de que en los hechos sólo se beneficiará a los mineros, que mayores pensiones reciben, pero principalmente porque hace insostenible en el tiempo el fondo de jubilaciones que maneja el Estado.

Las movilizaciones cuentan con la participación principal de sectores fabriles y trabajadores de hospitales y los bloqueos se han extendido a las carreteras de siete de las nueve regiones de Bolivia y afectan el paso en las rutas fronterizas con Chile y Argentina.

Además, el ministro de gobierno, Carlos Romero, presentó hoy a las puertas del Palacio presidencial, una ambulancia de propiedad de los mineros que fue detenida anoche porque transportaba 137 cargas de dinamita y 375 kilos de la sustancia explosiva llamada "anfo".

Romero enfatizó que el gobierno está "muy preocupado" porque las protestas mineras se tornan violentas y destacó el trabajo de la policía para decomisar las cargas de dinamita que podían ser usadas en las manifestaciones poniendo en riesgo la vida de terceros.

El presidente Morales dirigió hoy la reunión semanal del Consejo de ministros para analizar el asunto, tras retornar de su visita a las Islas Fiji, donde participó en un foro del Grupo de los 77.