La Paz. El presidente boliviano, Evo Morales, quedó enfrentado el domingo a su primera derrota electoral en casi seis años de gobierno, tras una avalancha de votos nulos en una histórica elección de jueces nacionales por sufragio universal, según resultados extraoficiales.

Pero el mandatario indígena, que en los días previos al voto se ufanaba de haber acumulado seis victorias consecutivas en las urnas, no admitió explícitamente un revés y por el contrario dio por válida la elección con la que, afirmó, "arranca la nueva justicia para Bolivia", siguiendo su proyecto de "refundación".

En el único resultado extraoficial divulgado horas después del cierre del sufragio, la cadena privada de televisión ATB dijo, en base a sondeos en boca de urna y conteos rápidos hechos por la firma encuestadora Ipsos Apoyo, que los votos nulos representaron hasta cuatro puntos porcentuales más que los votos válidos.

Los primeros resultados oficiales podrían conocerse más tarde el domingo, anunció la autoridad electoral, sin señalar hora.

Los bolivianos votaron para elegir a los 28 miembros de los cuatro tribunales nacionales, en una consulta que era observada como una medición de fuerzas entre un gobierno que llamó al voto válido y una dispersa oposición que promovía el voto nulo.

La posibilidad de un voto castigo a Morales pareció acrecentarse en las últimas semanas como consecuencia de una dura protesta indígena contra una carretera amazónica financiada por Brasil, que el gobierno reprimió desatando una ola de rechazo en los sectores políticos y sociales.

Los votos nulos representaban entre 46 y 48% de los sufragios emitidos, en tanto que los válidos sumaban alrededor de 38% para los distintos tribunales, dijo ATB al 70% de su conteo rápido. El resto fueron votos en blanco.

Morales apesumbrado. "Quiero expresar mi respeto y admiración por la votación democrática del pueblo boliviano", dijo un Morales visiblemente apesadumbrado en una breve declaración por televisión, cuando ya la mayoría de los medios locales consideraba válida la proyección de resultados de ATB.

Morales saludó a la masiva participación ciudadana en la votación y proclamó el nacimiento de "una nueva justicia que permita hacer justicia", saliendo al paso de inmediatas demandas opositoras de que el comicio sea declarado nulo por supuesta falta de legitimidad.

Las cifras divulgadas, de confirmarse en el conteo oficial, no invalidarían la elección, pues serán ganadores los candidatos más votados independientemente de los sufragios nulos y blancos, pero pondrían al país en puertas de un nuevo marco de tensiones políticas, dijeron analistas.

En las últimas semanas, Morales hizo campaña a favor de la participación y el voto válido, en respuesta a la oposición que cuestionaba duramente el proceso, especialmente la preselección de candidatos que hizo la oficialista Asamblea Plurinacional.

La primera elección por voto popular de los 28 jueces de los cuatro altos tribunales nacionales es parte de un proceso liderado por el izquierdista Morales, que en los últimos cinco años abarcó nacionalizaciones de hidrocarburos y otras industrias y un aumento de la presencia de indígenas en órganos de poder.

¿Falta de legitimidad? Analistas dijeron a la televisión local que Morales se arriesgaba a enfrentar conflictos políticos si no reconocía la supuesta falta de legitimidad del comicio.

"Esta elección no tiene legitimidad y por lo tanto los candidatos que ganaron están en estas circunstancias en entredicho; va a existir de ahora en adelante una movilización ciudadana que generará que entremos en una espiral de tensionamiento", dijo el analista Carlos Cordero.

Marcelo Silva, experto constitucionalista, dijo que "el país necesita que el presidente reflexione y vea la necesidad de reencauzar (su Gobierno) porque lo peor que se podría esperar es evadir estos resultados".

Samuel Doria Medina, magnate del cemento que lideró la campaña por el voto nulo, emplazó a los candidatos electos a no asumir sus cargos "por conciencia democrática ante la mayoría de votos nulos".

Otro opositor, el ex alcalde de La Paz Juan del Granado, pidió además la renuncia del Tribunal Supremo Electoral y la convocatoria a nuevas elecciones de jueces.

La posibilidad de un voto castigo a Morales pareció acrecentarse en las últimas semanas como consecuencia de una dura protesta indígena contra una carretera amazónica financiada por Brasil, que el gobierno reprimió desatando una ola de rechazo en los sectores políticos y sociales.

"Estamos viviendo consecuencias de este hecho (...), estamos en un momento muy interesante de debate político (...), en el gobierno hay un proceso de reflexión muy interesante", dijo la ministra de Autonomías, Claudia Peña, a radio Erbol.

Los bolivianos eligieron el domingo a los miembros de los cuatro entes judiciales nacionales: nueve del Tribunal Supremo de Justicia, siete del Tribunal Constitucional, siete del Tribunal Agroambiental y cinco del Consejo de la Magistratura, todos ellos con sus respectivos suplentes.