La Paz, EFE. El agente de Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), Eduardo Rodríguez Veltzé, prefirió este jueves "no especular" sobre la posibilidad de que Chile presente un recurso de incompetencia ante dicho tribunal, que tramita la demanda boliviana para reclamar una salida soberana al Pacífico.

"Las partes pueden oponerse a la competencia (de dicho tribunal). Si ese fuera el supuesto es la propia corte la que resuelve. Indudablemente ante esa contingencia Bolivia hará valer lo que estime conveniente, pero prefiero no especular sobre estas posibilidades", señaló el ex presidente boliviano en una entrevista con la radio estatal.

Rodríguez anunció que el tribunal de La Haya ha citado a los agentes boliviano y chileno para el próximo 12 de junio a una reunión de trámite en la que se acordarán los plazos de preparación y presentación de los argumentos escritos de la demanda.

Una vez presentados estos argumentos se dará paso a la fase oral, seguida por la resolución, un proceso que puede durar hasta cinco años, aunque el representante boliviano recordó que "no se pueden establecer de antemano los plazos exactos".

Preguntado sobre el secretismo que ha rodeado a los argumentos de la demanda presentada en abril pasado, Rodríguez argumentó que no se trata de "un debate abierto con los medios".

"Estamos dirigiendo nuestras razones ante un tribunal y es allá donde deben debatirse y debe ser ese tribunal el que primero, por razones de legalidad y cortesía, haga conocer a la otra parte los términos de la demanda, y estamos honrando ese procedimiento", aseveró.

Insistió en que tanto Chile como la población boliviana conocen que la demanda "tiene que ver con afirmar que Bolivia tiene derechos soberanos en el Pacífico", tras la pérdida de su litoral a manos de tropas chilenas en una guerra de finales del siglo XIX.

"Acudimos al derecho internacional público, a ciertos razonamientos admitidos que tienen precedentes ante esa Corte, para que en un pronunciamiento, (la CIJ) reconozca que Chile tiene la obligación de concluir con Bolivia de manera pronta, eficaz y oportuna los términos de una salida soberana al Pacífico", indicó.

Rodríguez Veltzé apeló a que los bolivianos mantengan "un sentido de fe, de justicia y de posibilidades ciertas para esta aspiración".

Reiteró asimismo que no se trata de una demanda inamistosa.

"No es un libelo, no es un acto hostil contra Chile ni contra su pueblo. Es un acto legítimo de acudir a un espacio de derecho internacional en el cual procuramos resolver en paz y con respeto nuestras diferencias", apuntó.

Además, sobre la percepción internacional que pueda generar este paso, insistió en que "Bolivia está ratificando su condición de país pacifista".

"Ningún país puede asumir que esta decisión sea un acto extraviado ni que comprometa nada más ni nada menos que una decisión de buscar justicia, de hacerlo en paz, recuperando la mirada más moderna del derecho internacional (...) que va más allá y procura resolver las deficiencias e injusticias que se cometieron en el pasado", agregó.