El Parlamento boliviano aprobó una ley que permite el trabajo infantil en el país sudamericano a niños a partir de los diez años de edad. Hasta ahora, la edad mínima para trabajar era de 14 años. En Bolivia, muchos menores de edad se ven obligados a contribuir al sustento del hogar, debido a una extendida pobreza.

La nueva ley exige que el niño trabaje voluntariamente y reciba el permiso de sus padres, así como de un defensor de familia. En un siguiente paso, el Ministerio de Trabajo analizará la solicitud, explicó el senador Adolfo Mendoza, impulsor de la reforma.

Impedir la explotación del menor. En casos excepcionales, niños a partir de los diez años de edad podrán ganar dinero por cuenta propia. A partir de los 12 años hasta podrán ser empleados. No obstante, la ley demanda que el trabajo garantice la salud física y psicológica del mismo a fin de impedir su explotación.

Esta reforma pretende ayudar a erradicar la pobreza extrema en el país latinoamericano hasta el año 2025, dijo el diputado Javier Zavaleta a la agencia AFP. En el mejor de los casos, el trabajo infantil ya no será necesario a partir de 2020, añade. En Bolvia, alrededor de 850.000 menores de edad trabajan en vez de ir a la escuela.

La ley aún deberá ser ratificada por el presidente boliviano, Evo Morales.