Luego de que Chile reafirmara su posición de no negociar con Bolivia una salida al mar con soberanía, políticos del Movimiento al Socialismo (MAS) y de la oposición, además de dirigentes de movimientos sociales, exigieron al gobierno de Evo Morales mantener firme el tema soberanía con Santiago.

La posición político-social surgió luego de que se revelara que el 2009 se negociaba un enclave sin soberanía para Bolivia en Tarapacá. La iniciativa fue frenada por Sebastián Piñera, poco antes de asumir el mando de su país. Autoridades de La Paz y Santiago evitaron comentar la información, publicada por La Tercera.

Empero, el ex dirigente campesino y senador del MAS, Isaac Ávalos, recordó que Chile tiene una deuda histórica con Bolivia. “Piñera tiene la obligación de darnos una salida marítima con soberanía”, aseguró el legislador, quien añadió que “tampoco les estamos pidiendo todo (el territorio boliviano tomado en la guerra de 1879), solamente una salida soberana”.

El ex comandante del Ejército y hoy senador opositor, Marcelo Antezana, recordó que la Constitución Política del Estado obliga al gobierno a negociar sobre la base de soberanía, aunque sostiene que las posiciones contrapuestas en esta materia llevan al diálogo “a un punto cero”.

Parte del artículo 267 refiere: “La solución efectiva al diferendo marítimo a través de medios pacíficos y el ejercicio pleno de la soberanía sobre dicho territorio constituyen objetivos permanentes e irrenunciables del Estado boliviano”.

Las administraciones de Morales y Michelle Bachelet encauzaron un diálogo sobre una agenda de 13 puntos, donde está incluida la centenaria demanda nacional. Bachelet y Morales alentaron una fórmula que contemplaba un enclave sin soberanía en un punto entre el sur de Quebrada de Camarones y el norte de Iquique. Piñera frenó ese diálogo.

Según La Tercera, la posición del entonces electo gobernante (2009) se apoyó en que la iniciativa podría generar mayor tensión. Empero, se reveló que Piñera se inclinaba por un corredor sin soberanía por el norte del río Lluta.

El dirigente de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), Julián Jala, afirmó que el diálogo con el vecino país debe incorporar el tema de soberanía. “El Gobierno chileno debe entregar al país un territorio con soberanía, y es hora que presente una propuesta”.

Posición. El canciller chileno Alfredo Moreno señaló este domingo, en una entrevista con Televisión Nacional, que buscarán una solución al tema marítimo sin afectar los intereses chilenos.

“Hoy día, la soberanía no está sobre la mesa”, afirmó el canciller, que añadió que están “dispuestos a analizar todas las soluciones que entreguen mejor acceso al mar (a Bolivia), pero siempre velando por los intereses chilenos, y ese interés nunca estará en dividir al país en dos (en alusión a alguna fórmula que divida a Chile)”.

Para el dirigente de la Confederación Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq), Sergio Hinojosa, la demanda tiene que ser atendida, tomando en cuenta, sobre todo, el daño económico que provocó.

Gustavo Aliaga, secretario ejecutivo de la Confederación Sindical de Comunidades Interculturales de Bolivia (CSCIB), indicó que las organizaciones sociales esperan que Chile repare una deuda histórica. “Otra posibilidad, al margen de la soberanía, creo que no es conveniente, no tiene beneficio”. 

El diputado oficialista Juan Carlos Cejas coincidió en que el gobierno de Evo Morales debe continuar con la política de Estado de conseguir y consolidar una salida propia al Pacífico. 

“Hay que pensar en términos de integración”, reflexionó, poco después de que senadores chilenos visitaron a sus similares bolivianos para perfilar un trabajo de acompañamiento al trabajo de sus gobiernos.