Una fuente diplomática y el diputado Antonio Molina (MAS) confirmaron a La Razón que la expulsión del programa estadounidense se debe a la injerencia política de Usaid en proyectos hidrocarburíferos que la administración de Morales coordina con el Gobierno venezolano en el norte del departamento de La Paz.

“El trabajo que hacían las transnacionales en el norte de La Paz hace responder que Usaid, por lo tanto Estados Unidos, quiera tener el control de esa región y así aprovecharse de los recursos naturales. Es también una estrategia para romper la buena relación entre Bolivia y Venezuela. Así, y con las denuncias que tenemos, el programa de Medio Ambiente sería el primero en salir”, reveló Molina, quien es presidente de la Comisión de Región Amazónica, Tierra, Territorio, Agua, Recursos Naturales y Medio Ambiente de la Cámara de Diputados.

En la misma línea, la fuente diplomática, que pidió no revelar su identidad, informó que el gabinete ministerial de Morales no comparte con la intención de los asambleístas del MAS de expulsar todos los programas de Usaid.

Coincidió en que el proyecto de Medio Ambiente y Desarrollo Económico será el primero en salir del país, aunque aclaró que otros programas seguirán operando.

Todos los programas de cooperación de Estados Unidos son ejecutados por Usaid e instituciones que actúan como contraparte, como los ministerios o un gobierno departamental o municipal. Estos proyectos se ofrecen para apoyar el Plan Nacional de Desarrollo del gobierno.

“La intención de los legisladores del MAS es expulsar en su totalidad a Usaid. Sin embargo, el gabinete no lo quiere. Hasta ahora sólo decidieron la expulsión del programa de Medio Ambiente; esto por los proyectos de exploración de petróleo que existen en el norte de La Paz y en otros puntos del país”, informó la fuente.

La estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), a través de Petroandina, una sociedad con Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), invirtió US$115 millones de un total de US$888 millones en la búsqueda de nuevos campos de gas y petróleo en Bolivia.

Desde el 2008, Petroandina, sólo en el norte de La Paz, invirtió US$110 millones para la exploración de hidrocarburos. Los otros US$6 millones fueron desembolsados en el sur de Bolivia.

Según datos de la embajada de Estados Unidos, el Gobierno de Barack Obama coopera con US$14,4 millones para impulsar el programa de Medio Ambiente y Desarrollo Económico en Bolivia.

Este proyecto presta cooperación a micro y pequeñas empresas que promueven la conservación y utilización sostenible de los recursos naturales. Usaid proporciona asistencia técnica en toda el área rural.

El jefe de bancada del MAS en Diputados, Edwin Tupa, el 28 de marzo, presentó documentos al presidente de la Asamblea Legislativa, Álvaro García Linera, para la expulsión de Usaid. Acusó a la agencia estadounidense de injerencia y desestabilización en territorio boliviano.

Ley de medio ambiente. El diputado Antonio Molina (MAS) informó que la Ley de Medio Ambiente se actualizará con la elaboración de diferentes foros informativos. Este martes se ejecutará el primer evento de balance y perspectivas de la norma en el hotel Presidente.

Usaid coopera con US$62 millones. Este año, los programas de cooperación de Estados Unidos tienen un presupuesto de US$62 millones aprobado por el Congreso, según datos de la embajada estadounidense en La Paz.

Todos los programas de cooperación de Estados Unidos son ejecutados por Usaid e instituciones que actúan como contraparte, como los ministerios o un gobierno departamental o municipal. Estos proyectos se ofrecen para apoyar el Plan Nacional de Desarrollo del gobierno.

La ayuda prevista en el área de salud alcanza a US$16,4 millones. “Los programas de salud de Usaid brindan apoyo y complementan el Plan de Desarrollo Sectorial 2010-2020 del Ministerio de Salud y Deportes y trabajan en el área de salud materno-infantil, así como con los servicios de prevención y tratamiento de enfermedades infecciosas como la tuberculosis y el VIH/SIDA”, según un informe de la Embajada de Estados Unidos en Bolivia.

En el área de Desarrollo Alternativo Integral, Estados Unidos destina US$15,6 millones para apoyar al gobierno “en ampliar las oportunidades económicas, los ingresos y las condiciones de vida a más de 15.000 familias bolivianas, como en los Yungas”. Para Medio Ambiente y Desarrollo Económico hay un presupuesto de US$14,4 millones.