La Paz. Bolivia no pedirá la mediación del Papa Francisco en el contencioso que mantiene con Chile por una salida soberana al Pacífico pero presentará al Vaticano su “versión razonada” del asunto, subrayó el recién designado embajador boliviano ante la Santa Sede, Armando Loaiza.

En una entrevista publicada este domingo por el diario Página Siete, Loaiza, canciller de su país entre 2005 y 2006 y que fue designado para su nuevo puesto este mes, incidió en que el Vaticano “es una instancia de un prestigio enorme (...) pero es muy difícil que actúe como una instancia para resolver conflictos”.

“Para eso están otros mecanismos, como la Corte Internacional de Justicia, la ONU, la OEA”, sostuvo el diplomático, quien consideró que la visita del papa a Bolivia en julio próximo ha creado nerviosismo en Chile.

Las autoridades del país austral “creen que le vamos a plantear inmediatamente la mediación (al pontífice), pero el diferendo boliviano-chileno no es un conflicto como el palestino israelí (...). No pone en peligro la paz”, aseveró.

“Chile también está exagerando en eso; actúa como si estuviéramos subvirtiendo el orden vecinal e internacional, buscando un cambio de fronteras. Yo creo que eso es una exageración y eso el Vaticano lo tiene muy claro”, señaló Loaiza.

Precisó que su labor en el Vaticano pasará por “explicar la política boliviana, el nuevo estatus del Estado Plurinacional para contribuir a un mayor conocimiento del país y, por supuesto, también el tema marítimo, pero en el sentido de que después de la demanda deberá haber una negociación”.

El diplomático aseguró que la Santa Sede conoce “muy bien” el asunto “y tiene una visión más cercana de los débiles por su concepción humanista”.

“Entonces, hay que presentar al Vaticano la versión razonada de nuestra reintegración marítima y que de allí un día pueda surgir una posición del Vaticano al respecto sería otra cosa”, agregó.