El ministro de Comunicaciones, Iván Canelas, ratificó que Bolivia pedirá en la Asamblea de la OEA —que se desarrolla en El Salvador— la revalidación de la resolución de 1979, que dice que la demanda marítima es un tema de “interés hemisférico”, que requiere una “solución equitativa” y respalda “un acceso soberano y útil” al mar para el país.

“Queremos ratificar que Bolivia considera, como lo hizo siempre, que el tema marítimo es un asunto regional, multilateral, que no responde a una cuestión bilateral como mencionaron algunas autoridades del hermano pueblo chileno. De esta manera, queremos ratificar que éste es un tema regional que tiene que ver con la situación de todos los países de América del Sur”, destacó Canelas.

La autoridad, además, explicó que el canciller Choquehuanca, en la Asamblea de la OEA, pedirá la ratificación de la resolución de 1979. “Como manifestó el presidente Evo Morales, Bolivia va a acudir a tribunales internacionales, como lo hace esta semana ante la OEA, y ante otros foros internacionales para insistir en la necesidad de tener un acceso soberano al Pacífico”, acotó Canelas.

En 1979, en su noveno período de sesiones, la Asamblea de la OEA, desarrollada en La Paz, aprobó con el voto de todos sus miembros —excepto Chile— el apoyo continental a la demanda marítima de Bolivia. “Es de interés hemisférico permanente encontrar una solución equitativa mediante la cual Bolivia obtenga acceso soberano y útil al océano Pacífico”, expresa parte de la resolución.

“Cada país con su vecino tiene que encontrar la solución en base a respetar los tratados que existen y, sobre eso, conversar cualquier modificación que se quiera hacer. Son sólo ellos los únicos que pueden hacer esas modificaciones, y no un organismo multilateral”. Alfredo Moreno, ministro de RR.EE. de Chile.

Lobby. Autoridades del gobierno de Sebastián Piñera afirmaron que Chile explicará al ente multilateral que el tema marítimo es de asunto bilateral.

El canciller de Chile, Alfredo Moreno, realizó intensas gestiones frente a los otros ministros de Relaciones Exteriores y representantes de misiones extranjeras acreditadas ante la OEA. Su objetivo fue explicar la posición de su país respecto al asunto marítimo con Bolivia.

“Me parece que los temas entre Bolivia y Chile, como los temas entre cada uno de los países en materia limítrofe, son total y absolutamente bilaterales”, afirmó el diplomático, según reporte de El Mercurio.

Bolivia espera contar con un respaldo mayoritario a su demanda marítima de parte de los países sudamericanos. De hecho, según medios internacionales, su postura puede ser respaldada por 14 de 34 países miembros del organismo regional.

Así, Bolivia contaría con el apoyo de Venezuela, Paraguay, Ecuador, El Salvador, Panamá, Perú, Argentina, Uruguay, Brasil, Nicaragua, Antigua y Barbuda, Dominica y San Vicente y las Granadinas. La canciller de Colombia, María Ángela Holguín, afirmó que el diferendo marítimo es un asunto bilateral.

Se confía en Humala. El ministro Iván Canelas expresó su confianza en que el electo presidente del Perú, Ollanta Humala, defienda la postura boliviana. “Lo expresó de manera pública, respaldó nuestra demanda marítima”, afirmó.

Legisladores atentos sobre lo que pasará en la OEA. Mientras los legisladores bolivianos defienden el debate multilateral del diferendo marítimo, los congresistas chilenos critican que Bolivia exponga el conflicto entre ambos países en la Organización de Estados Americanos (OEA).

El diputado del Movimiento Sin Miedo (MSM) Javier Zabaleta afirmó que el tema marítimo es de interés regional y respaldó la posición que exhibirá hoy Choquehuanca en la Asamblea de la OEA. “Éste es un problema que involucra a toda la región, es un tema de integración y que al margen de desarrollarlo a nivel bilateral, también merece ser abordado en instancias multilaterales”, dijo.

Sobre el tema, el jefe de bancada del MAS en Diputados, Edwin Tupa, señaló que el partido oficialista respaldará la posición boliviana que emita Choquehuanca en la OEA. “Está claro que en 132 años de diálogo no hubo resultados. Los últimos años pedimos propuesta y no recibimos ni una. Ahora queda abordar el tema marítimo en organismos y tribunales internacionales”, subrayó.

Al respecto, el senador chileno Hernán Larraín criticó que la OEA aborde el tema marítimo en su Asamblea de mañana. “Llamamos a la OEA a que, en lugar de interferir en asuntos bilaterales, se la juegue por la integración. Los problemas bilaterales se resuelven entre las partes afectadas”, replicó.

Chile dice que tratados son alterables. El canciller de Chile, Alfredo Moreno, afirmó que los tratados pueden ser modificados con consentimiento de ambas naciones. Descartó que la Organización de Estados Americanos (OEA) auspicie la modificación de tratados.

“Cada país con su vecino tiene que encontrar la solución en base a respetar los tratados que existen y, sobre eso, conversar cualquier modificación que se quiera hacer. Son sólo ellos los únicos que pueden hacer esas modificaciones, y no un organismo multilateral”, afirmó Moreno en El Salvador, según un reporte de El Mercurio.

El Tratado de 1904 puso fin al estado de guerra entre Bolivia y Chile, y reconoció el dominio perpetuo de Chile sobre los territorios bolivianos que hasta ese entonces ya administraba el país vecino, de acuerdo con lo estipulado en el Pacto de Tregua de 1884.

Al respecto, el canciller David Choquehuanca planteó, el 29 de mayo en Rusia, renegociar el Tratado de 1904. De no hacerlo, advirtió, se deberá denunciar su incumplimiento por parte del país vecino. Añadió que el próximo año entra en vigencia un artículo de la Constitución Política del Estado que obligará a renegociar el tratado limítrofe con Chile.

La novena disposición transitoria del texto constitucional establece que “en el plazo de cuatro años desde la elección del nuevo Órgano Ejecutivo, éste denunciará y, en su caso, renegociará los tratados internacionales que sean contrarios a la Constitución Política del Estado”.

En Chile criticaron el anunció de Choquehuanca, incluso, el ministro de Defensa, Andrés Allamand, afirmó que las Fuerzas Armadas de su país están en condiciones de hacer respetar la vigencia de tratados internacionales.

“Chile tiene Fuerzas Armadas prestigiadas, profesionales y preparadas, que están en condiciones de hacer respetar los tratados internacionales y de cautelar adecuadamente la soberanía y la integridad territorial de Chile”, advirtió la autoridad.