La Paz. Sindicatos de trabajadores de Bolivia anunciaron una huelga nacional para el 21 y 22 de marzo en demanda de un mayor incremento salarial que el 10% anunciado por el gobierno.

La medida fue tomada tras una reunión nacional de emergencia de la clase obrera asalariada del país sudamericano que exige un aumento que compense el alza de precios de los principales productos.

"Ratificamos que se abrogue el decreto de incremento del 10%, porque no responde a la pérdida del poder adquisitivo ocasionada por las medidas del Gobierno y hemos declarado esta medida con movilizaciones en todo el país", dijo finalizada el dirigente de la Central Obrera Boliviana (COB), Bruno Apaza.

Cifras en discusión. El gobierno de Evo Morales decretó un aumento salarial de 10% para los empleados públicos y un alza de 20% del sueldo mínimo que pasa de 679 bolivianos (US$95) a 815 (US$116).

Sin embargo los trabajadores exigen un incremento del 30%.

"Luego de esta medida convocamos a una reunión nacional para evaluar y ver la reacción del gobierno, porque sin duda algo ha pasado y ahora no existe una buena relación entre gobierno y trabajadores", agregó Apaza.

La imagen del gobierno de Morales se desgastó luego de un fallido incremento de combustibles a finales del 2010, decisión que provocó el rechazo de la COB, hasta entonces aliada del partido oficialista.