Un grupo de 14 militares fue sorprendido sacando de un recinto aduanero de El Alto ropa usada y peluches. Sin hacer alusión al caso, el ministerio de Defensa, en un comunicado, informó que los militares destruían mercadería que se adjudicó la institución para fabricar colchones.

La presidenta de la Aduana, Marlene Ardaya, informó a Erbol que el fiscal adscrito a la institución que preside, analizará el caso. Los uniformados salían de los depósitos en un vehículo, en el que se encontró la mercadería usada.

Los acusados fueron llevados a oficinas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de El Alto, pero poco después fueron puestos en libertad.

El director de la fuerza anticrimen, coronel Roberto Campos, explicó a Unitel que el encargado de seguridad de la Aduana se equivocó.

“Es una equivocación de un oficial, que no ha previsto el tema legal y los contratos que tiene el Comando en Jefe de las Fuerzas Armadas”, sostuvo, y derivó el caso a la Aduana.

El ministerio de Defensa informó, a través de un comunicado, que se adjudicó un lote de 37.637.50 kilos de prendería usada.

El lote “para su reutilización y salida del recinto aduanero, debía ser previamente esparcido, fumigado y destruido para posteriormente ser utilizado”. El material será empleado para fabricar colchones.