La Paz y Washington. El Gobierno de Bolivia aclaró el lunes que la sesión para tratar la situación política de Venezuela en la Organización de Estados Americanos (OEA) fue suspendida porque la convocatoria fue inconsulta y sin entregar información alguna a la delegación boliviana, que el sábado asumió la presidencia del Consejo Permanente del bloque.

    "El Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia, en relación a la convocatoria al Consejo Permanente de la OEA, para el día 3 de abril de 2017, pone en conocimiento de los países miembros, que la convocatoria realizada fue inconsulta y sin entregar información alguna a Bolivia, que se haría cargo de presidir la misma", señala un comunicado de prensa oficial.

    Versiones periodísticas internacionales informaron que el gobierno de Evo Morales, aliado político del presidente Nicolás Maduro, bloqueó la sesión en la OEA para analizar la crisis en Venezuela y la posible aplicación de la Carta Democrática, como invocó el secretario general del organismo, Luis Almagro.

El gobierno de Costa Rica expresó su "más enérgica protesta" por la suspensión del encuentro y México también manifestó su rechazo, solicitando que la reunión se "realice con la urgencia que fue convocada".

   La Organización de Estados Americanos (OEA) canceló una reunión para discutir sobre la crisis política en Venezuela que estaba prevista para el lunes, dijo un portavoz.

   "La reunión de hoy (lunes) ha sido cancelada, nos lo notificó el consejo permanente", dijo el portavoz, que no ofreció detalles sobre las razones de la medida.

    Según el comunicado de la Cancillería de Bolivia, la sesión suspendida será convocada una vez realizadas las coordinaciones necesarias, en el marco de la Carta de la OEA y las normas de la organización.

    "Bolivia rechaza cualquier intento de mellar la dignidad de nuestro país y nuestros representante (...) y expresamos toda nuestra predisposición para trabajar sobre la base del respeto y la colaboración mutua a todos los países del continente y del mundo", concluye ese documento.

* Con información de ABI y Reuters.