La Paz. El gobernador suspendido de la provincia boliviana de Tarija, Mario Cossío, reapareció en Paraguay y declaró que su vida corría peligro si permanecía en Bolivia. El gobierno anunció que es procedente una orden de captura internacional.

El periódico ABC de Asunción entrevistó a Cossío en las afueras de la capital paraguaya. La autoridad cesada denunció que fue “derrocado por la dictadura” que, según él, ejerce el presidente Evo Morales.

“No existe ninguna garantía para mi vida, mi seguridad y mi libertad si permanezco en Bolivia. Fui derrocado con un golpe de Estado promovido por la dictadura de Evo Morales. No es posible entender mi presencia en Paraguay si es que no entendemos cuál es el fondo político y el problema de base que está soportando la región, y de manera particular, Bolivia”, declaró Cossío.

La autoridad suspendida anunció que eligió Paraguay para solicitar refugio político porque ahí “tengo muchos amigos políticos y empresarios”, señaló.

“Yo sigo siendo gobernador. Me sacaron del cargo, pero yo sigo siendo gobernador. Me sacaron físicamente del cargo, pero ante la Constitución y ante la voluntad popular yo sigo siendo el gobernador. Lo que hay en Tarija hoy es un interventor impuesto por la dictadura, digitado por el presidente, por el gobierno central”.

Cossío solicitó refugio político a Paraguay y la Comisión Nacional para Refugiados, dependiente de la Cancillería paraguaya, le concedió el viernes “refugio provisorio” hasta analizar el caso. La ministra de Transparencia y Lucha Contra la Corrupción, Nardi Suxo, anunció este domingo que es “procedente” pedir una orden de detención internacional.

“La Ley Marcelo Quiroga Santa Cruz señala que el proceso se lo puede seguir incluso en rebeldía. Si no es ahora, será más tarde, pero Cossío y todas las personas que tienen que rendir cuentas al Estado, lo harán”, dijo Suxo.

El fiscal Gilbert Muñoz informó que este lunes se solicitará la declaración de rebeldía del gobernador, quien fue suspendido el 15 de diciembre tras ser acusado de causar daño económico al Estado por Bs 1,3 millones.

El juez tarijeño Luis Ortiz ordenó el viernes el mandamiento de aprehensión contra Cossío y el ex secretario general Rubén Ardaya. Dictó además detención domiciliaria para Mauricio Lea Plaza, ex prefecto y colaborador de la cesada autoridad. Junto al gobernador y Lea Plaza, son juzgados otro cuatro ex funcionarios departamentales.