La Paz. Un día después de que el presidente de Bolivia, Evo Morales, revelara que se hizo trampa para habilitar su reelección, el vicepresidente Álvaro García salió a explicar que no se trató de una trampa, sino de una estrategia política ante el bloqueo opositor.

“La derecha hizo su trabajo de querer bloquear al presidente Evo Morales (en su reelección). Nosotros logramos que el tema del mandato no se aplique, la derecha no se dio cuenta de eso, no entendió la estrategia militar envolvente que hicimos nosotros”, reveló.

Después de intensas jornadas de negociación y en presencia de representantes de la comunidad internacional, el 20 de octubre de 2008, el oficialismo y la oposición (Podemos, MNR y UN) sellaron un pacto para el referéndum constitucional bajo el compromiso de acortar el mandato presidencial y la no reelección el 2014.

Inicialmente, dijo, se propuso que la gestión concluya en 2010. La respuesta opositora fue la sugerencia y posterior incorporación en la Constitución, de que los mandatos anteriores a la vigencia de la Carta Magna se tomarán en cuenta para períodos futuros.

García recordó, no obstante, que la oposición volvió a barajar posibilidades de acortamiento del mandato presidencial y ahí se aprovechó para plantear que la gestión concluya en 2009. La propuesta fue aceptada y se cerraron los acuerdos políticos.

“Nosotros logramos que el tema del mandato no se aplique. La derecha no se dio cuenta de eso, no entendió la estrategia militar envolvente que hicimos nosotros. Yo creo que un par de ellos se dio cuenta e insistió con el tema de continuar el debate, pero el resto ya estaba muy cansado”, recordó la autoridad, quien estuvo en el proceso de negociación. En consecuencia, el mandatario no cumplió con su mandato de cinco años, por lo que está habilitado para 2014.

En esa coyuntura, empero, el ministro y operador político, Carlos Romero, aseguró que el “presidente, de una manera muy desprendida, ha planteado eliminar en los hechos la reelección”. El senador masista, Félix Rojas, también afirmó en ese entonces que Morales “no tendría derecho a ser candidato” en 2014.

El mandatario reveló este martes que hizo una trampa para abrir la posibilidad a una reelección. “La derecha trató de meterme una trampa, y nosotros la cruzamos, pero le hicimos otra trampa más interesante (y) de fondo”, sostuvo.

Un ex legislador opositor que participó en la negociación respondió que no fueron engañados y que la Constitución es “clara” y prohíbe a Morales su reelección.

El diputado opositor Willman Cardozo exigió al oficialismo reformar la Constitución para garantizar una nueva elección de Morales. Los senadores del MAS Isaac Ávalos y Gonzalo Mendoza no descartaron esa posibilidad.

Estrategia militar empleada. La estrategia militar envolvente tiene su referencia histórica en la batalla de Canas, derrota de Roma. La batalla representa el arquetipo de aniquilación, estrategia que raramente se ha implementado con éxito en la historia moderna. Conceptualmente se llama envolvente, cuando el esfuerzo principal se dirige hacia la retaguardia enemiga, en profundidad suficiente para aislarlo de sus reservas. El vicepresidente, Álvaro García, informó de que utilizó esta estrategia para enfrentar a la oposición y conseguir habilitar la eventual reelección del presidente.

Analistas ven efectos en declaración de Evo. Luego de que el presidente Evo Morales revelara que se hizo trampa para garantizar su posible reelección, tres analistas afirmaron que esas declaraciones pueden perjudicar la imagen del Mandatario ante la sociedad.

“Éste es un tema delicado que hará perder la confianza y la credibilidad al Presidente. Utilizó actitudes que tanto criticó a políticos tradicionales que engañaron al pueblo. Ante esa aceptación vemos que tiene las mismas tácticas”, afirmó el analista político Carlos Cordero.

En la misma línea, el politólogo Romano Paz dijo que las declaraciones del mandatario fueron una revelación negativa. “En un futuro inmediato repercutirá negativamente en la sociedad, ya que utilizó el término trampa en temas políticos, algo que puede perjudicar su imagen ante la sociedad nacional e internacional”, detalló.

Por su parte, el sociólogo y constitucionalista, Ricardo Paz Ballivián, aseguró que la afirmación de Morales es una estrategia para distraer a la población.

“Hay tantas cosas importantes que tiene que hacer el Gobierno, que, con el tema de la reelección, intenta ocultar sus debilidades. Esta afirmación no creo que tenga repercusiones negativas, porque el Presidente tiene acostumbrada a la gente con este tipo de declaraciones”, afirmó Paz Ballivián.