La Paz. Celso Amorim, ministro brasileño de Defensa y su homólogo boliviano, Rubén Saavedra, firmaron este lunes un “memorando de entendimiento” para la cooperación militar.

Luego de reconocer el incremento del narcotráfico que se filtra de un lado al otro de la frontera común, Amorim señaló que el control fronterizo tiene que ser más riguroso, porque "siempre en esa actividad terrible existe la búsqueda de nuevas rutas, y si hay presiones en un lado, se va para otro”.

El ministro brasileño comentó además que para Dilma Rousseff, presidenta de Brasil, la vigilancia de las fronteras es un asunto prioritario. En ese sentido se han realizado operaciones de control en los límites con Colombia y Perú, y se la práctica se extenderá ahora a Bolivia.

Militares bolivianos asistirán como invitados observadores a los ejercicios brasileños, a fin de compartir en materia de técnicas militares y mejorar la práctica conjunta, programada para comienzos de 2012.

Bolivia es el tercer productor de cocaína a nivel mundial, y las bandas del narco filtran de contrabando gran parte de la droga a Brasil.

Amorim resaltó los esfuerzos bolivianos en la lucha contra las bandas, las cuales incrementan los cultivos de la hoja de coca para la producción de la droga.

Por su parte, el gobierno de Evo Morales, quien se mantiene como jefe de sindicatos de productores de la hoja, afirma que decomisó hasta mediados de este mes 25,3 toneladas de cocaína y 381 toneladas de marihuana.

Al respecto, la oficina antinarcóticos de la ONU ha anunciado que los cultivos de coca aumentan cada año en Bolivia desde el arribo a la presidencia de Morales en 2006. Durante este período, las áreas de cultivo se han incrementado de 25.400 a 31.000 hectáreas.

Saavedra destacó que en los acuerdos se determinó que militares bolivianos tomen parte en operaciones fronterizas con aeronaves no tripuladas.