Buenos Aires. Los gobiernos de Bolivia y Paraguay expresaron su preocupación por las declaraciones xenófobas que han surgido en los últimos días en Argentina, producto del conflicto que vive el país sudamericano en el Parque Indoamericano, localidad que ha sido tomada por numerosas familias argentinas, paraguayas y bolivianas, entre otras, obligando a la policía a realizar reiterados desalojos.

Específicamente, fue el jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, quien señaló que los conflictos -donde han muerto dos bolivianos y un paraguayo- se debían en parte la “inmigración descontrolada”, palabras que fueron interpretadas como discriminatorias tanto por rivales políticos de Macri, como por los países vecinos.

"La embajada de Bolivia exige el pronto esclarecimiento y la sanción a los responsables del fallecimiento de nuestra compatriota Rossemary Chura Puña", dice un comunicado de la  embajada boliviana.

A su vez, el ministerio de Relaciones Exteriores de Paraguay planteó que expresiones como las de Macri "facilitan el rebrote de un clima xenofóbico contra la comunidad paraguaya y otras comunidades latinoamericanas residentes en el vecino país".

"El gobierno nacional exige el esclarecimiento y la sanción a los responsables del fallecimiento del ciudadano paraguayo (...) al tiempo de solidarizarse con la familia del mismo por el trágico suceso", concluyó el comunicado.