La Paz. El gobierno de Bolivia dijo el lunes que comenzó a negociar un plan quinquenal de cooperación económica con Venezuela, apenas días después de que el país altiplánico abrió las puertas a multimillonarias inversiones brasileñas.

El acuerdo boliviano-venezolano, que sería lanzado a fin de mes en Caracas, y la inminente llegada de capitales públicos y privados brasileños marcarían un giro hacia las inversiones del presidente Evo Morales, cuya política exterior privilegió hasta ahora las relaciones políticas.

"Está programado el viaje del presidente Morales a Caracas el 29 y 30 de abril para definir los detalles finales y poner en marcha el programa quinquenal de gran alcance", dijo a Reuters una fuente diplomática boliviana que pidió el anonimato.

La negociación del acuerdo entre La Paz y Caracas fue el principal objetivo de una visita de trabajo que el canciller venezolano Nicolás Maduro realizó el domingo a la capital política boliviana.

Junto con su par boliviano, David Choquehuanca, acordaron preparar una agenda de trabajo para un plan estratégico "de desarrollo conjunto y compartido en todos los campos de la economía" para el período 2010-2015.

Choquehuanca dijo el domingo que la relación entre ambos países estaba a punto de "dar un salto cualitativo y cuantitativo de gran trascendencia". En el marco de su visita a Bolivia, Maduro conversó por dos horas, a puertas cerradas, con el presidente Evo Morales, consignó Telesur.

"Nos estamos planteando un nivel superior en la cooperación en el desarrollo conjunto y en compartir las capacidades de nuestros países", dijo Maduro, citado por el rotativo La Razón.

Relación con Venezuela. "El 29 y 30 de abril, en Caracas, se anunciará el mapa completo de la nueva etapa que vamos a asumir como parte de un trabajo histórico que están desarrollando nuestros dos líderes, Evo Morales y el comandante Hugo Chávez, quienes definirán una nueva estrategia binacional", agregó.

El presidente venezolano ha dado un abierto respaldo a la primera gestión de Morales, iniciada en el 2006 y recién culminada con altos índices de aprobación que facilitaron una cómoda reelección del líder indígena.

La cooperación de Caracas, que estuvo centrada en apoyo político y de seguridad, programas de formación profesional y financiamiento de campañas de salud y de erradicación del analfabetismo, apenas ha ingresado en actividades productivas, como créditos para caminos y exploración de hidrocarburos.

Diarios dijeron que el plan de desarrollo económico conjunto a ser firmado a fin de mes incorporará proyectos en áreas de telecomunicaciones, energía, desarrollo industrial, finanzas, comercio y tecnología.

Otros diálogos. Los diálogos económicos con los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, se suman a un encuentro en marzo con la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, con quien Morales revivió un proyecto que prevé cuadruplicar en 10 años la compraventa de gas natural.

Con Brasil, el paquete de megaproyectos anunciado el 7 de abril abarca obras de infraestructura de vías y ferroviaria, petroquímica, producción de crudo y gas, explotación de litio y potasio en el salar de Uyuni, desarrollo agroindustrial y hasta provisión de aviones Embraer a la estatal Boliviana de Aviación.

Brasil es de lejos el mayor socio comercial de Bolivia, con compras que llegaron en el 2009 a casi US$1.700 millones, casi exclusivamente de gas natural; en tanto que Argentina, en el tercer puesto, importó el año pasado productos bolivianos por US$432 millones.

Venezuela, en quinto lugar, compró US$300 millones, tres cuartas partes de los cuales fueron por soja y derivados.