La Paz. Los bolivianos comenzaron a votar ordenadamente el domingo para elegir a sus primeros gobiernos departamentales autónomos, una de las mayores transformaciones promovidas por el presidente Evo Morales en medio de una creciente dispersión de la oposición conservadora.

Casi todas las más de 23.000 mesas de votación habilitadas en todo el país fueron abiertas a partir de las 8.00 hora local (1200 GMT), conforme estaba programado, dijo la Corte Nacional Electoral (CNE) en un primer informe sobre el desarrollo de los comicios.

Las mesas deberán funcionar al menos ocho horas seguidas y las proyecciones extraoficiales de las cadenas de televisión -tradicionalmente la única fuente de información de resultados en jornadas electorales en el país- podrán ser divulgadas desde las 18.00 horas (2200 GMT), según las normas vigentes.

"Esta elección es fundacional, hace historia porque se eligen los primeros gobiernos regionales autónomos desde que Bolivia es independiente", dijo el presidente de la CNE, Antonio Costas, minutos antes del inicio del sufragio.

Diversas encuestas anticiparon una alta posibilidad de que el Movimiento al Socialismo (MAS) de Morales, que controla actualmente cinco de los nueve gobiernos departamentales, gane al menos uno de los otros cuatro departamentos en manos de la oposición.

Pero la batalla por la gobernación del distrito oriental de Santa Cruz, controlado por la derecha y uno de los principales objetivos oficialistas, quedaría sin definición inmediata porque sería necesaria una segunda vuelta, según los pronósticos.

Analistas dijeron que las elecciones de gobernadores y asambleas de los nueve departamentos y de alcaldes y concejos de los 332 municipios del país andino podrían modificar parcialmente el mapa político, pero sin riesgo inmediato para los planes indigenistas y socialistas del popular mandatario.