Sao Paulo. El candidato presidencial brasileño de extrema derecha Jair Bolsonaro, quien este domingo estuvo muy cerca de ganar en primera ronda, dijo este lunes en Twitter que reducirá la cantidad de ministerios, privatizará empresas estatales y combatirá el fraude en los programas sociales si es electo.

Sus dichos arrojan algo de luz sobre la agenda gubernamental de Bolsonaro, que ha sido algo confusa, excepto por el nombramiento de un economista promercado como su principal asesor.

Tras el resultado de la primera vuelta, Bolsonaro adelantó este lunes que ya está hablando con otros legisladores en el Congreso para conseguir apoyo si gana la segunda vuelta a fines de mes, ya que su partido no podrá gobernar solo.

En declaraciones efectuadas el día después de quedar a las puertas de una victoria en primera vuelta en la elección más polarizada que vive en Brasil en décadas, Bolsonaro aseguró también que seguirá con su asesor económico Paulo Guedes -defensor de políticas amigables con Wall Street-, y que continuará con su mensaje de línea dura, sin convertirse en un candidato de "paz y amor".

Bolsonaro recibió casi la mitad de los sufragios este domingo en la primera vuelta de las presidenciales, en un importante giro a la derecha en la nación más grande de América Latina avivado por la ira de los votantes ante la corrupción.

En caso de que Bolsonaro gane, tendrá un Congreso mucho más favorable de lo que se imaginó para impulsar sus políticas de reforma económica socialmente conservadora y de libre mercado.

La popularidad de Bolsonaro ha aumentado a medida que los brasileños, exasperados con un sistema político que orquestó lo que los fiscales denominan los esquemas de sobornos políticos más grandes del mundo, lo ven como la mejor esperanza para destruir la política tradicional plagada de corrupción.

Pero la feroz retórica antidemocrática del candidato de extrema derecha, su postura de que la policía ya notoriamente violenta de Brasil debería matar a tantos criminales como sea posible y su deseo de reducir los avances de los últimos años han enfurecido a un gran número de votantes.

En caso de que Bolsonaro gane, tendrá un Congreso mucho más favorable de lo que se imaginó para impulsar sus políticas de reforma económica socialmente conservadora y de libre mercado.

Alianzas con legisladores. El principal asesor político del candidato presidencial dijo que trabaja este lunes para establecer alianzas con legisladores individuales, que le aseguren al excapitán del Ejército una segunda victoria en el balotaje.

El congresista Onyx Lorenzoni dijo que estaba cumpliendo con el compromiso de campaña de Bolsonaro de poner fin a un sistema de intercambio de caballos entre los líderes de los principales partidos de la política brasileña, considerados por muchos como responsables de la corrupción endémica.

Lorenzoni dijo que el equipo de Bolsonaro estaba apuntando a legisladores individuales entre los opositores al Partido de los Trabajadores (PT) y su candidato presidencial y contrincante en la segunda vuelta, Fernando Haddad, incluidos los partidos en los que sus líderes aún no apoyan a la derecha.

"Hablaremos con cualquiera que desee hablar con nosotros ahora, lo que es interesante porque muchos de ellos no quisieron dialogar con nosotros antes de la primera ronda de votación", dijo Lorenzoni.

El asesor expresó además su confianza en que Bolsonaro ganará fácilmente la presidencia y dijo que muchos de los que votaron por otros candidatos el domingo quieren bloquear el regreso al poder del PT, que gobernó entre el 2003 y el 2016.

*Con información de Reuters.