Brasilia. Brasil lanzó una nueva campaña de desarme de la población, como parte de un amplio programa nacional de combate a la violencia y a la criminalidad en el país, dijo este viernes el ministerio de Justicia.

El gobierno destinará 10 millones de reales (US$6.18 millones) hasta al menos fin de año para el pago de un premio mínimo de 100 reales para el que entregue armas de fuego, y estima recoger como máximo unas 100.000 armas.

En campañas anteriores se recogieron cerca de 500.000 armas de fuego, dijo el ministerio de Justicia.

"Si logramos ese objetivo (100.000 armas) estaremos plenamente satisfechos (...) 500.000 fue un número excelente y necesitamos avanzar más", dijo el ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo, quien prometió tratar de buscar más recursos si el presupuesto se agota antes del fin de la campaña.

"Va a ser la primera vez que voy a conmemorar el fin de los recursos. Me va a gustar y voy a buscar más", añadió Cardozo.

A comienzos de año, el gobierno federal de Brasil anunció un recorte de US$30.000 millones del presupuesto del 2011 para disminuir el déficit presupuestario y ayudar a combatir la inflación.

Varios ministerios fueron afectados por el recorte fiscal, incluyendo el de Justicia, que perdió 1.526 millones de reales (US$944 millones) de su presupuesto.

Para optimizar la compaña de reducción de armas, el gobierno y la sociedad civil promovieron cambios respecto al último programa de ese tipo.

El número de puntos de recolección será ampliado y, dentro de poco, también podrán entregarse armas en iglesias y lugares acreditados. Además, se garantizará el anonimato del donante y la compensación financiera se realizará de manera ágil.

"El objetivo es recoger el mayor número de armas posible. No hacemos estimaciones. Las armas quitan vidas y provocan tragedias", sostuvo Cardozo.

El lanzamiento de la campaña tuvo lugar este jueves del cumplimiento del primer mes desde la tragedia de Realengo. En abril, un hombre armado ingresó a su ex escuela y baleó a varios alumnos antes de suicidarse. Doce estudiantes fallecieron y 14 resultados heridos.

Fronteras. El titular de Justicia anunció que antes de fin de mayo el gobierno federal lanzará un programa de refuerzo de la seguridad de las fronteras para tratar de evitar el ingreso de armas del país.

"Vamos a hacer lo que nunca hubo, una acción integrada entre Fuerzas Armadas, la oficina impositiva, la policía federal y la de carreteras", sostuvo el ministro.

Cardozo añadió que ya inició conversaciones con países fronterizos con Brasil para que ayuden en el combate al tráfico de armas, como Paraguay y Bolivia.