El gobierno de Brasil aceptó formalmente participar en el operativo de liberación unilateral por parte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de seis rehenes que mantiene en su poder, y aportará logística para ese proceso, como ya hizo en otras entregas de secuestrados.

El viceministro de Defensa colombiano, Jorge Enrique Bedoya, adelantó que Brasil actuará como "país garante" en el proceso.

En otras ocasiones, Brasil participó con pilotos y helicópteros en la liberación unilateral de varios prisioneros de las FARC.

Ahora el gobierno, el Comité Internacional de la Cruz Roja y Brasil, como facilitador, aguardan que la guerrilla precise la fecha y las coordenadas del lugar donde serán liberados los retenidos que prometió entregar en diciembre pasado.

"Junto con ese organismo humanitario y Brasil, estamos atentos para desarrollar el protocolo necesario", explicó Bedoya, quien tiene a cargo las conversaciones con las autoridades brasileñas.

El militar expresó que el Ejecutivo "está listo para que las liberaciones se realicen" y reclamó a las FARC que "no dilaten más el sufrimiento de estas familias".

Las FARC informaron días atrás que aplazaban la entrega de los prisioneros debido a la militarización del área escogida para el operativo.

En un comunicado dirigido a una organización de mujeres de todo el mundo, las FARC revelaron que tenían información de que el gobierno de Juan Manuel Santos intentaría el recate vía militar de los rehenes.

Esta semana, la ex legisladora Piedad Córdoba, habitual mediadora en otras liberaciones, reveló que la entrega podría hacerse en un mes o mes y medio.