Brasilia. La policía brasileña arrestó este jueves a un gobernador clave del partido opositor bajo cargos de soborno, afectando potencialmente las posibilidades de la oposición en las elecciones generales de este año.

José Roberto Arruda, gobernador del Distrito Federal de la capital, Brasilia, está acusado de recibir sobornos de compañías que buscaban obtener concesiones de obras públicas.

El escándalo, que ha sido ampliamente difundido desde que se dio a conocer en noviembre, podría manchar la imagen del Partido Demócratas (DEM) en el que milita Arruda, de tendencia de derecha, antes de las elecciones generales del 3 de octubre.

El DEM es un aliado clave del principal candidato de la oposición, el gobernador del estado de Sao Paulo, José Serra, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

Arruda se entregó a la policía en Brasilia luego de que la Corte Suprema votara por 12-2 a favor de su arresto. La autoridad judicial argumentó que Arruda estaba obstruyendo las investigaciones mediante el intento de soborno de un testigo.

El fiscal público lo acusó de intento de soborno y chantaje. Arruda niega los cargos.

Los fiscales dijeron que solicitarán un administrador interino para el distrito porque los asesores de Arruda fueron citados en los supuestos sobornos.

En noviembre se filtraron imágenes de video que muestran a Arruda aceptando grandes sumas de dinero durante su campaña electoral de 2006. Él dijo que el dinero fue usado para distribuir pan dulce y juguetes para niños pobres en Brasilia.

Otros políticos también figuran en las imágenes, guardando fajos de billetes en sus bolsillos y medias. Un grupo aparece rezando con un asesor de Arruda y agradeciendo a Dios por el dinero recibido.

La oposición planeaba recordar a los votantes este año de un escándalo de financiamiento de la campaña de 2005 que involucró al oficialista Partido de los Trabajadores (PT) del presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Ahora, dicen analistas, será complicado para el DEM dar lecciones de moral.

Lula, quien por ley no puede postular a un tercer período consecutivo al mando del país, escogió a su jefa de Gabinete, Dilma Rousseff, como la candidata presidencial del PT para las elecciones de octubre.

Serra supera a Rousseff en los sondeos de intención de voto por cerca de 5 puntos porcentuales.