Washington. Washington debería apoyar la búsqueda de Brasil de un puesto permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU en reconocimiento a su creciente peso internacional, dijo este jueves el canciller de Brasil antes de la visita del presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

El ministro de Relaciones Exteriores, Antonio Patriota, también presentó el tema de las barreras arancelarias de Washington sobre productos agrícolas brasileños y afirmó que Brasil quiere discutir sobre su menguante balanza comercial con Estados Unidos.

"Queremos una relación entre iguales", dijo Patriota a la prensa el jueves.

Sus comentarios, previos a la visita de dos días de Obama a Brasil a partir del sábado, reflejan cómo la presidenta Dilma Rousseff apunta a vínculos más estrechos con Washington, pero también quiere avances concretos en temas como la cooperación económica y comercial.

Rousseff ha señalado una postura de política exterior más pragmática que su predecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, que buscó forjar un frente común entre países en desarrollo para compensar los intereses estadounidenses y europeos.

Brasil remarca que Washington debería verlo ahora como un compañero en igualdad de condiciones, reconociendo su democracia estable, fuerte economía, reducción de la pobreza y diplomacia más proactiva.

"De los nueve presidentes que han visitado Brasil, será ahora que un presidente estadounidense encuentra a Brasil en mejores condiciones políticas y económicas, con un mayor perfil internacional y una diplomacia activa", sostuvo Patriota.

Actor global. Brasil se ha convertido en un actor global en comercio, medioambiente y otras negociaciones globales, pero enfadó a Washington el año pasado cuando trató de mediar en el programa nuclear de Irán.

Brasil cree que sus intenciones en Irán fueron mal entendidas por Washington y aún espera el respaldo para convertirse en miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, un objetivo perseguido desde hace tiempo.

"Es una decisión que será tomada al más alto nivel del gobierno estadounidense, en otras palabras, por el presidente Obama. Estamos esperando aquí con expectativas favorables", aseguró Patriota.

Los rumores sobre comentarios del principal asesor de Obama para temas económicos internacionales, Mike Froman, con respecto a que el viaje del mandatario a Latinoamérica era principalmente para promover exportaciones de Estados Unidos han enfadado a algunos funcionarios brasileños, dijo una fuente del Gobierno.

Los funcionarios están escépticos con respecto a que Washington vea a Brasil meramente como un gran mercado de consumo y una nueva fuente de petróleo.

Una moneda valorizada y un crecimiento económico acelerado están impulsando las importaciones y deteriorando el balance comercial de Brasil, incluyendo el que mantiene con Estados Unidos.

El canciller brasileño afirmó que el país presentará ese punto en las reuniones. Las barreras más visibles para acceder al mercado estadounidense se dan en los productos agropecuarios, como azúcar, carne bovina y etanol, sostuvo.