Brasilia. La candidata presidencial del Partido Verde (PV) de Brasil, Marina Silva, propuso este lunes reducir impuestos y beneficios de seguridad social, con lo que dio un enfoque de mercado a su propuesta de un Gobierno y un medio ambiente limpios.

Silva, ex empresaria del caucho y ex ministra de Medioambiente, ocupa el tercer lugar en los sondeos de opinión, pero espera dar forma a su agenda de campaña previa a las elecciones generales del 3 de octubre.

"Brasil ya no puede seguir aguantando el peso de los impuestos y la ineficiencia", dijo Silva este lunes en una entrevista con la radio local CBN, con lo que refrendó las exigencias de líderes empresariales que afirman que el clima de inversión en el país afecta su competitividad internacional.

Silva, que renunció a su cargo de ministra de Medioambiente del presidente Luiz Inácio Lula da Silva en mayo de 2008, también instó a una reforma del costoso sistema previsional, al igual que la candidata oficialista, Dilma Rousseff, y el principal contendor de la oposición, José Serra.

Serra y Rousseff se encuentran igualados en 37%, según el más reciente sondeo de intención de votos divulgado por Datafolha el fin de semana, contra 12% de Marina Silva.

"Obviamente, tendremos que reformar el sistema previsional. El déficit (...) es muy serio", sostuvo Silva.

Los inversores están observando de cerca el creciente déficit del sistema previsional brasileño, que es uno de los mayores gastos del Gobierno.

Economistas advierten que si no se realizan recortes ese déficit podría aumentar más aún en los próximos años, debido a que la población de Brasil está envejeciendo.

En un nuevo intento por construir una imagen de mercado y ganar votos de centristas a Rousseff -ex jefa de Gabinete de Lula-, y a Serra -ex gobernador del Estado de Sao Paulo-, Silva afirmó que favorece agencias reguladoras autónomas y criticó un plan liderado por el Gobierno para mejorar el acceso a internet de Banda Ancha.

Rousseff y Serra favorecen un Gobierno proactivo y un mayor rol de empresas estatales en la economía.

El Gobierno actual ha despojado a agencias reguladoras de parte de sus poderes y es acusado de ejercer presión política sobre ellos.

El candidato a vicepresidente que acompaña a Silva en su fórmula es el acaudalado empresario Guilherme Leal, dueño de la enorme compañía de cosméticos Natura.

Agenda Verde. Marina Silva, quien abandonó el izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) de Lula en 2008 y se unió al Partido Verde, también criticó al gobierno actual por financiar la destrucción ecológica en la selva amazónica, donde la ambientalista comenzó su carrera política junto al legendario ecologista Chico Mendes.

El estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) financió la ganadería no sustentable y enormes represas hidroeléctricas en la selva amazónica, acusó Silva.

"El BNDES dio 8.000 millones de reales (US$4.320 millones) en préstamos a matadores en la Amazonia, sin criterio medioambiental", aseguró la política, que sólo aprendió a leer y escribir a los 16 años y que trabajó como sirvienta para sustentarse. "Hoy estamos perdiendo mil veces más biodiversidad que hace 50 años. Pronto vamos a minar la base de los recursos naturales para nuestro desarrollo", dijo Silva a CBN.

La abanderada del PV propuso combatir la corrupción, construir ciclovías y plantas de tratamiento de agua, además de emplear tecnologías agrícolas más amigables con el medioambiente, al momento de lanzar su candidatura hace poco más de una semana.

El Partido Verde, que por largo tiempo ha sido un partido marginal en Brasil, con poca influencia, ocupó titulares en 2008 cuando su candidato, el diputado Fernando Gabeira, casi ganó la alcaldía de Río de Janeiro.

El PV cuenta con 14 de los 513 escaños de la Cámara de Diputados brasileña.